Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Sam Francis, pintor abstracto americano

El pintor estadounidense Samuel Francis falleció el viernes pasado, a la edad de de 71 años, en el hospital Saint John de Santa Monica, California, como consecuencia de un cáncer.Hijo de un profesor de matemáticas y de una pianista de talento, Sam Francis nació en San Mateo, California, el 25 de junio de 1923. Su vocación por la pintura fue inesperada. Durante la adolescencia sus dos grandes pasiones eran la música y la literatura, especialmente la de Herman Melville, la de William Blake y la de Friedrich Hölderlin. De 1941 a 1943 estudió Medicina y Psicología en la Universidad de California, en Berkeley. Ese último año, en plena guerra mundial, se alistó en el Ejército del Aire de Estados Unidos.

Al año siguiente, al estrellarse su avión durante un vuelo de entrenamiento, se lesionó la columna vertebral. Para combatir el aburrimiento en los hospitales militares, primero en Denver y después en San Francisco, empezó a pintar. Poco después este entretenimiento, según él explicaba, se había convertido en "un camino para volver a la vida". En el hospital de San Francisco entró en contacto con el pintor expresionista David Park, profesor de la California School of Fine Arts, a la que Davis acudiría al ser dado de alta. Hasta entonces sus cuadros reflejaban los paisajes y el azul del mar Pacífico que había contemplado desde el hospital.

En 1948 regresó a la Universidad de Berkeley, pero esta vez para estudiar Bellas Artes, materia en la que se licenció en 1950. Al mismo tiempo, Francis continuaba su producción pictórica, que desde 1947 había tomado derroteros hacia una abstracción creciente, con cuadros como Un titled, 1947.

Terminados sus estudios, en 1950 se trasladó a París, un viaje decisivo en su vida, como lo será más adelante el que realizó a Japón. En la capital francesa acudió a la Academie de Fernand Léger, donde su pintura no fue muy apreciada. Sin embargo, entró en contacto con el pintor canadiense J. P. Riopelle y con un grupo de artistas jóvenes americanos afincados en París, con los que expondría, su obra en una exposición colectiva en 1951 en la Galerie du Dragon. Pero sobre todo en Francia se impregnó de la luz y el color de Monet, especialmente el de la época de las Nymphéas, Cézanne, Bonnard y Matisse.

Sin embargo, para él la luz será sobre todo "una mística", especialmente tras su descubrimiento en Japón, adonde viajó en 1957 y adonde volverá en numerosas ocasiones, de la pintura zen y de las tradiciones caligráficas y decorativas. Previamente, en 1953, el Museo de Arte Moderno de Nueva York había incorporado a su colección, en 1953, dos cuadros de Davis, Big red y Black in red, y el Museo Guggenheim, Red and black, en 1954. En 1958 realiza un tríptico monumental para el Kunsthalle de Basilea y en 1959 una decoración mural para el Chase Manhattan Bank de Nueva York, que le supuso seis meses de trabajo.

En 1961 tuvo que ser internado en Basilea gravemente enfermo. De vuelta a Estados Unidos se instaló en Santa Monica, en California. En los años siguientes, además de una serie de litografías, trabajó en cuadros como Silvio set two (1963), When white (1964) o Santa Monica, II (1972).

Reconocido como uno de los artistas estadounidenses más importantes de la segunda mitad del siglo XX, Sam Francis, con sus telas de grandes dimensiones, en las que algunos han reconocido la inmensidad del Nuevo Mundo, ha guardado siempre su originalidad. A diferencia de otros pintores americanos coetáneos suyos, ignoró el pop art y el optical art, sólo aceptó las concepciones del minimal art, del que algunos le consideran como uno de los pioneros.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1994