Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bugno: ''Estoy limpio y tengo derecho a seguir corriendo"

El ciclista italiano Gianni Bugno, suspendido durante dos años por la Federación Italiana de Ciclismo por haber dado positivo en cafeína en un control antidopaje, mantiene su inocencia y su "derecho a seguir corriendo", pese a reconocer que aquel día tomó "dos cafés, un optalidón y té".Bugno reconoce que está viviendo en estos momentos una situación contradictoria. "A veces me dejo transportar por la fantasía y pienso en la próxima temporada, en los objetivos que deseo marcarme, en la nueva programación que deseo realizar. Después me doy cuenta de que estoy suspendido. En este clima de incertidumbre hay un punto fijo que deseo que quede claro a todos: estoy limpio, no he usado jamás el dopaje".

Al término de la Copa Agostini, Bugno pasó el control antidopaje, en el que se le encontraron 16,8 microgramos. de cafeína en la orina, cuando el límite tolerado es de 12. "El misterio que intento explicar a través de mi recurso es que por la mañana bebí un par de cafés y luego mucho té durante la Copa Agostini, ya que hacía mucho calor. A ello hay que unir un optalidón, pues me dolía el tobillo tras el accidente que tuve el día anterior, que después me obligó a renunciar al Mundial. Éste es mi dopaje", se defiende Bugno.

El ciclista italiano, que ayer presentó el recurso a la Comisión Disciplinaria de la Liga Profesional, considera que hay varios aspectos en su caso que "deben tenerse en cuenta". "Primero, que estoy habituado a tomar café; si' tuviese necesidad de estimulantes no utilizaría la cafeína, pues sobre mí tendría menos efecto. Segundo, el día de la Copa Agostini sabía que debía someterme al control antidopaje, ya que estaba reglamentado que lo debíamos hacer todos los seleccionados. No creo ser tan estúpido como para llenarme de cafeína para una carrera que no me interesa, sabiendo que tenía que pasar el control antidopaje", dice el dos veces campeón mundial.

Bugno señala que "a partir de ahora" no tomará más café, e incluso reconoce que su actual compañera se lo ha prohibido y le obliga a tomar leche.

El ciclista no duda en afirmar que si la Comisión Disciplinaria de la Liga no reduce la suspensión el reglamento. de la Unión Ciclista Internacional castiga la cafeína con tres meses-, se verá obligado a buscarse "una colocación en un equipo extranjero". "Tengo ofertas", afirma.

En la mente de Bugno hay actualmente "dos sueños": "Primero, salir rápidamente de esta historia de dopaje y lucir, al menos durante un día, el maillot amarillo del Tour de Francia. Después otra, enseñar a los niños a montar en bicicleta. Organizaré cursos sobre la pista de Monza, estaré disponible para hacer de maestro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 1994