La federación francesa cierra el "caso Induráin"

La comisión disciplinaria de la Liga del Ciclismo Profesional Francés decidió ayer dar por sobreseído el expediente que se instruía contra Miguel Induráin, al que se acusaba de haber tomado sulbutamol en el transcurso de la Vuelta a L'Oise. La comisión considera que los médicos no han podido probar que el sulbutumol ingerido por el corredor navarro no tuviese "una finalidad estrictamente terapéutica". Induráin, por sufrir de alergia al polen, toma medicamentos, - un inhalador llamado Ventolín - que contienen esa sustancia prohibida por la Federación Francesa.

La reunión de la Comisión disciplinaria duró casi dos horas y media pero llegó a un acuerdo por unanimidad. En ciertos medios ciclistas franceses, como también a través del diario deportivo L'Equípe, que tiene un peso determinante en la organización del Tour, se había especulado con la posibilidad de una sanción simbólica, de un mes, que sólo sería aplicable en caso de reincidencia y tiene poco valor deportivo.En Francia existe el convencimiento de que se ha querido enturbiar la buena imagen de Induráin y que se ha utilizado una prueba menor, a la que el ciclista sólo acude para prepararse y a la que prestigia con su simple presencia, para tantear la fortaleza de la unidad que podía organizarse en tomo al navarro.

Miguel Induraín no acudió a París, como tampoco lo hizo José Miguel Echávarri, director de su equipo, el Banesto. Para defenderle sí fueron directivos de la Federación Española de Ciclismo, como Juan Serra, su presidente, o el asesor del secretario de Estado para el Deporte, así como el médico y el abogado del conjunto Banesto. Asimismo se desplazó José Calabuig, doctor de la Universidad de Navarra y autor del informe médico que detectaba las deficiencias respiratorias de Induraín y aconsejaba tratarlas con Ventolín.

La reunión de París ha servido para poner de nuevo de relieve la "incoherencia de los reglamentos", que condenan en un país lo que se admite en otros. La Comisión Disciplinaria ha reclamado "una armonización de las reglamentaciones" y una rápida "apertura de negociaciones entre las autoridades francesas y las instancias dirigentes de la UCI".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de septiembre de 1994.

Lo más visto en...

Top 50