Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

España amplía su línea de crédito ante Croacia

Por ser el último, fue el más convincente. España despidió su pretemporada mundialista en suelo hispano (en Canadá aún disputará dos amistosos más contra la selección local y Alemania) con una actuación que disipa las dudas de su irregular trayectoria anterior y que aumenta su margen de confianza.El mayor mérito de la selección radicó, sin duda, en su consistencia como bloque y en una notable capacidad de recuperación. Todo parecía perdido cuando, tras un 13-11 en el minuto 5, Croacia infligía a los de Sainz un parcial de 0-15 en poco más de cuatro minutos y se escapaba hasta un desalentador 13-26.

España jugaba sin alegría -Jofresa estuvo opaco en la dirección-, se perdía en el ataque estático y condenaba a los pívots al papel de figurinistas. Hasta que Vecina y Herreros tomaron la iniciativa, aportaron desinhibición y reclamaron balones sin temor. Vecina despertó el juego interior y Herreros hizo justo lo que se le pide a un alero de talla NBA: definir con lanzamientos lejanos y forzar personales en penetraciones a canasta.

La selección aprovechó la irregularidad de Croacia, que juega al ritmo de Kukoc, su máxima estrella, y logró la victoria parcial en el descanso (43-41). Una vez perdido el miedo, España comenzó a jugar con más descaro. El mismo que aplicaban Radja y Vrankovic (31 puntos entre ambos pívots) en el demoledor juego bajo tableros del equipo balcánico. Ellos dos y Kukoc, su principal asistente, con la ayuda de Zuric, sostenían a duras penas a los croatas, pero el transcurrir del choque era un lastre para ellos: España sacaba partido de su mejor banquillo.

Laso agregó en la dirección las gotas de rapidez e improvisación que siempre necesita un combinado hispano, Herreros mejoró todavía más su aportación (22 puntos en pocos minutos en la cancha), y Orenga y Andreu, no así Ferrán, se soltaron por fin en la zona croata. España tomó el mando con autoridad a partir del minuto 35 (70-70) y obtuvo un persuasivo triunfo ante un enemigo de peso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 1994