Una hija de Ruiz-Mateos arroja una tarta a Mariano Rubio

Paloma Ruiz-Mateos, hija del candidato al Parlamento Europeo José María Ruiz-Mateos, a quien se le expropió Rumasa, arrojó ayer una tarta a la cara de Mariano Rubio mientras éste comía en el restaurante Albufera de Madrid con su esposa, Carmen Posadas, dos hermanas de ésta y sus dos acompañantes. El ex gobernador del Banco de España restó importancia al incidente. Ruiz-Mateos resultó bañado en cerveza."Fue casualidad, de verdad. Mi papá decidió ayer ir a comer una paella con unos amigos a ese restaurante. Al llegar, vio a Rubio, y entonces decidió que él allí no comía, y se fue al restaurante de al lado", explicaba por la tarde Paloma Ruiz-Mateos, sumida en una gran excitación. Ruiz-Mateos tuvo, sin embargo, buen cuidado, de llamar a sus hijas Paloma y Nuría, que al cabo de una hora se presentaban en el Albufera con una tarta de nata y chocolate.

Llegaron acompañadas de una prima y "un amigo fotógrafo", quien se ocupó de que la instantánea de la tarta en la cara de Rubio quedara registrada. Mercedes Posadas, cuñada de Rubio, arrojó una copa a Paloma. Ésta y su prima se dirigieron al restaurante donde se encontraba su padre, mientras Nuria y el fotógrafo eran conducidos a comisaría. Una de las cuñadas de Rubio llegó al segundo restaurante y culminó el incidente arrojando una jarra de cerveza a Ruiz-Mateos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS