Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hija de Ruiz-Mateos arroja una tarta a Mariano Rubio

Paloma Ruiz-Mateos, hija del candidato al Parlamento Europeo José María Ruiz-Mateos, a quien se le expropió Rumasa, arrojó ayer una tarta a la cara de Mariano Rubio mientras éste comía en el restaurante Albufera de Madrid con su esposa, Carmen Posadas, dos hermanas de ésta y sus dos acompañantes. El ex gobernador del Banco de España restó importancia al incidente. Ruiz-Mateos resultó bañado en cerveza."Fue casualidad, de verdad. Mi papá decidió ayer ir a comer una paella con unos amigos a ese restaurante. Al llegar, vio a Rubio, y entonces decidió que él allí no comía, y se fue al restaurante de al lado", explicaba por la tarde Paloma Ruiz-Mateos, sumida en una gran excitación. Ruiz-Mateos tuvo, sin embargo, buen cuidado, de llamar a sus hijas Paloma y Nuría, que al cabo de una hora se presentaban en el Albufera con una tarta de nata y chocolate.

Llegaron acompañadas de una prima y "un amigo fotógrafo", quien se ocupó de que la instantánea de la tarta en la cara de Rubio quedara registrada. Mercedes Posadas, cuñada de Rubio, arrojó una copa a Paloma. Ésta y su prima se dirigieron al restaurante donde se encontraba su padre, mientras Nuria y el fotógrafo eran conducidos a comisaría. Una de las cuñadas de Rubio llegó al segundo restaurante y culminó el incidente arrojando una jarra de cerveza a Ruiz-Mateos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 1994