Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES

El bautismo electoral de Foro

Los comicios europeos del 12-J serán el bautismo de fuego electoral de Foro, una formación política nacida a finales de 1991, que reniega de derechas, izquierdas y centros. Reniega también del sistema clásico de partidos, de la ley electoral que impide la elección directa y nominal de los parlamentarios y de las subvenciones públicas a los partidos. Pese a ello, sin embargo, no impiden a Foro concurrir a la cita electoral coligado con un partido clásico, el CDS, ni ser una de las 18 fuerzas que integran el Partido Liberal Europeo.El presidente de Foro y primer eurocandidato de la coalición con e[ CDS, Eduardo Punset, ex militante comunista, ex ministro en el Gobierno de Adolfo Suárez, ex dirigente del CDS y actual eurodiputado adscrito al grupo liberal, aboga por una "nueva cultura política" basada en la reducción del poder de los partidos clásicos.

Punset, que meses atrás confirmó que Mario Conde había apoyado financieramente a Foro, defiende el modelo estadounidense de partido: máquinas electorales, "más lógicas que ideológicas". Pese a ello, no considera contradictorio que Foro concurra a las elecciones en coalición con el CDS de Rafael Calvo Ortega, número dos en la lista electoral. "La legislación discrimina tanto a las nuevas opciones, que sería de insensatos no buscar algún apoyo entre las fuerzas establecidas para ir a las urnas", explica Punset. Y añade, "el CDS asume íntegramente nuestro programa, es ajeno a la corrupción y representa la herencia limpia de la transición". En función de los resultados, Foro y el CDS renovarán su coalición para próximos comicios.

La coalición Foro-CDS prefiere las reuniones de profesionales urbanos en hoteles a los mitines en espacios abiertos. En esas reuniones, Punset abunda en su tesis de que los ciudadanos de a pie no están divididos entre derecha e izquierda. Son, dice, los partidos políticos los únicos interesados en alimentar los enfrentamientos ideológicos, "como si el muro de Berlín aún estuviese en pie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1994