Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los controladores franceses causan retrasos cinco horas en el aeropuerto de Palma

Las restricciones impuestas por el centro de control de Marsella y Eurocontrol en el espacio aéreo de Baleares están colapsando el tráfico aeroportuario en el aeropuerto mallorquín de Son Sant Joan, que acumula retrasos de hasta cinco horas los fines de semana, según han denunciado los representantes del centenar de compañías que operan en la isla.Las compañías afirman que los centros de control de Marsella y Burdeos, de los que depende todo el tráfico aéreo del Mediterráneo sur, "penalizan el flujo hacia Baleares al no aumentar las frecuencias de utilización de las aerovías". El sector turístico balear ha solicitado a los ministros de Comercio y Turismo, Javier Gómez-Navarro, y Transportes, José Borrell, que intervengan ante las autoridades comunitarias "porque los atascos aéreos suponen una grave amenaza para las vacaciones de millones de personas

Felipe Navío, presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA) dijo que el problema se había agravado en las últimas semanas porque Marsella y Eurocontrol están asignando las mismas frecuencias que en temporada baja, sin atender la elevada demanda que se registra en estas fechas.

Todo avión que opere en Baleares depende de los cupos asignados en las aerovías por los controladores franceses, que no los modifican aunque la demanda aumente. "Hay un desequilibrio total en la designación de frecuencias en el espacio aéreo europeo y no se tiene en cuenta la elevada operatividad que registra Baleares en temporada alta", afirmó Navío.

El aeropuerto mallorquín atiende una media de 1.800 operaciones y a 250.000 pasajeros los fines de semana. En temporada alta registra la actividad más elevada de toda España ya que por sus dependencias circula una persona cada medio segundo. Al final de año, Son Sant Joan habrá acumulado un total de 13,5 millones de pasajeros.

La companías aéreas denuncian cuantiosas pérdidas por la acumulación de los retrasos y el sector turístico de Baleares afirma que la situación causa un perjuicio evidente a pasajeros, agentes de viajes, transportistas y muy especialmente a Mallorca como destino vacacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994

Más información

  • Los centros de Marsella y Burdeos penalizan el tráfico a Baleares