Francisco Vázquez juega a ganador en el congreso de los socialistas gallegos

Abierto, con sólo una tregua por el desenlace del campeonato nacional de Liga, el 7º Congreso del Partido dos Socialistas de Galicia-PSOE prolongaba ayer sus sesiones de madrugada en el auditorio de Galicia en Santiago, en una apuesta final por la integración. En liza, tres candidatos a la secretaría general. El guerrista Francisco Vázquez, alcalde de La Coruña, que se sabe con una mayoría de partida; el renovador Carlos Príncipe, alcalde de Vigo, con menos apoyos, y el galleguista Ceferino Díaz.

El primero sólo quiere ganar. Los otros dos no dan por perdida la batalla de antemano a pesar de las dificultades. Con unos y otros habló Cipriá Ciscar, secretario de Organización de la ejecutiva federal.

Al menos, la asamblea se inició con acuerdo para la composición de las mesas para tranquilidad inicial de los 500 delegados, que aprobaron sin problemas las gestiones del comité nacional y de la comisión revisora de cuentas. Eran los mínimos previstos, porque dentro y fuera de la sala prosigue el combate para el diseño de la nueva ejecutiva encargada de impulsar una organización afectada por el varapalo sufrido en las elecciones autonómicas.

Con ese telón de fondo, con el secretario general Antolín Sánchez Presedo dimitido tras su derrota como candidato a la Presidencia de la Xunta, Francisco Vázquez anunció su decisión de encabezar una mayoría y "poner orden" en el partido.

"Mi mano a Carlos Príncipe está tendida siempre", ha dicho una y otra vez. Pero el alcalde de Vigo no acepta la deferencia personal. Autoproclamado líder del sector renovador, reclama su cuota de poder en la nueva ejecutiva. "Debe haber equilibrio, proporción institucional y territorial", dice Vázquez y los suyos entienden que esa forma de integración nada solucionaría.

Diálogo y tolerancia

Las posiciones personales parecen contar más que las estrictamente políticas. A éstos apela Ceferino Díaz, portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento gallego y cabeza del llamado sector nacionalista. Pero Díaz apenas sí tiene posibilidades de diálogo con Vázquez y observa con preocupación un acercamiento a Príncipe.Otras voces aportan su grano de arena al análisis de situación. "No veo diferencias de fondo y tampoco razones para que no haya integración", afirma Emilío Pérez Touriño. Mientras, Abel Caballero, miembro de la ejecutiva federal del PSOE y alineado con Vázquez, añade: "Trataré de que haya acuerdos razonables, que todo el mundo esté en posiciones razonables".

Por su parte, Cipriá Ciscar invocó, discreta y suavemente, "los planteamientos claros de renovación e integración que prosperaron en, el 33º congreso federal". Durante tres horas se manifestaron ante la sede del congreso trabajadores del grupo de empresas Alvarez de Vigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de mayo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50