El Joventut fuerza el quinto partido

Galilea estuvo a punto de redimir a un Barcelona que se ganó a pulso la derrota. El Joventut ha pasado de ser un equipo generoso y agradecido para su público a explotar como máxima virtud la astucia que le confiere su entrenador. Los verdinegros entran en baches y divagan pero han aprendido el duro oficio de rescatar el partido en los momentos decisivos. Ese ha sido el resorte que les ha valido para levantar en tres días el 2-0 en contra y para forzar el partido de desempate el martes en el palau Sant Jordi.El Joventut abrió hueco en el momento preciso: 84-72 a dos minutos del final. La suerte estaba echada. Pero de repente apareció Galilea, logró cuatro triples consecutivos -acabó con cinco aciertos de siete tiros- y puso al Joventut al borde de un ataque de nervios. Sólo al borde, menos mal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS