Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ya estoy del otro lado del muro"

Olazábal desveló en París la nota secreta de Ballesteros

Recién llegado de Augusta y con la cara cansada pero alegre de un niño que ha jugado, ganado, y estrenado chaqueta nueva, José María Olazábal dio una conferencia de prensa en el elegante Club de Golf de Saint-Cloud, cerca de París, que esta semana contará con la participación del nuevo campeón. Olazábal formará pareja con Severiano Ballesteros en el torneo de dobles, único en Europa tras el Ryder Cup, que se disputará en este mismo club del 14 al 17 de abril.José María Olazábal no parece todavía acostumbrado a su nueva condición de campeón. Tímido y visiblemente agotado, con una voz lastimada que recuerda la de Induráin, el jugador español se aseguró a su derecha la presencia de su compañero y amigo Severiano Ballesteros. "Profesionalmente", dijo, "esta victoria constituye un paso muy importante en mi carrera. Aunque, naturalmente, entraba dentro de mis proyectos".

La primera frase que atravesó a Olazábal por la mente nada más ver la pelota entrar en el último hoyo de Augusta fue "por fin. Por fin lo he conseguido". "No pensé en nadie en particular", explica el golfista, "fue un sentimiento exaltante. Haber obtenido algo por mí mismo, para mí mismo", y añade, haciendo reir a la sala, "antes creo que estaba del lado de un muro gris, como una prisión, ahora estoy del lado del campo y veo los árboles, las flores, y algo de felicidad". Sin embargo; Olazábal, temiendo quizá un contragolpe del destino, se apresura a añadir: "A pesar del éxito, mi vida privada seguirá igual que antes. Sé que resultará dificil, pero voy a hacer todo lo posible por seguir siendo el mismo y que nada, o muy poco, cambie en mis costumbres". A la pregunta si tiene algo que decir a los aficionados españoles, Olazábal se puso muy serio y con sinceridad dijo: "A todas las personas que me han seguido les doy las gracias y espero que hayan disfrutado con esta victoria al menos tanto como yo".

La nota secreta

En un momento de la conferencia, el jugador desveló el contenido de la nota secreta que Ballesteros le dejó en el vestuario de Augusta en el último y decisivo día del torneo. "¿Lo puedo decir?", susurró Olazábal a su amigo tal como lo haría un colegial a su maestro. "Por supuesto", le contestó Ballesteros en tono paternal y sonriendo, "tú dí lo que tengas que decir, por mí no te apures". La nota decía: "Fuenterrabia, ten mucha paciencia. No dejes que nada te moleste o perturbe tu concentración. Lo demás ya sabes tú perfectamente cómo hacerlo. Eres el mejor. Suerte". "Fue un detalle", precisó Olazábal, "que me emocionó y además me inspiró antes de salir a jugar".

A lo largo de la conferencia, Severiano Ballesteros intervino poco, contentándose con respaldar afectuosamente a su camarada de juego. Lo más destacable fue su comentario sobre la arrogancia de los golfistas americanos. "Los europeos somos ahora mejores y no necesitamos a estas alturas ningún consejo", dijo Ballesteros, "los americanos creen que sólo ellos existen en el mundo. Olazábal viene a demostrarles lo contrario". También hizo una broma dirigiéndose a un periodista español que protestaba porque algunas intervenciones en inglés no eran inmediatamente traducidas. "¡No te enfades, hombre, espera, que ahora enseguida lo traduce al español el moderador!", le dijo con familiaridad.

Olazábal aclaró que "por el momento no siento la necesidad de solicitar los servicios de un psicólogo", tan de moda hoy en día en la alta competición. Dijo también que no sabe cuando jugará en España, "aún no he planificado ningún recorrido por el circuito, pero seguiré entrenándome en San Sebastián".

Al final de la rueda de prensa, el presidente del club de golf de Saint-Cloud le nombró, en medio de una gran ovación, miembro honorífico del mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 1994