Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romero y Roig compiten por hoy por la presidencia del Valencia

Una expectación inaudita presidirá esta tarde la junta general extraordinaria de accionistas que decidirá quién será el nuevo presidente del Valencia: Ramón Romero o Francisco Roig -o lo que para muchos representan: continuismo o ruptura, respectivamente-. Ambos llegan con las fuerzas muy igualadas a la hora decisiva y los dos confían en la victoria.

Ramón Romero, empresario de 50 años y consejero de la directiva de Arturo Tuzón hasta poco antes del caso Pons, cuenta teóricamente con el apoyo del grueso de los grandes accionistas del club, todos ellos cercanos al ex presidente Tuzón. Francisco Roig, en cambio, enemigo número uno de la anterior directiva, de la que había formado parte, se define como el candidato de los pueblos y se vanagloria de poseer el respaldo de los pequeños accionistas.El tibio "Por un Valencia mejor" de Romero se enfrenta al ambicioso "Per un Valéncia campeó" de Roig. El primero, que ha rechazado el cuerpo a cuerpo con su rival, se ha refugiado en la madriguera de la sensatez, de la que extrae un hombre de gran respeto entre la hinchada valencianista: el excapitán Pepe Claramunt como secretario técnico, quien a su vez ha tanteado a Juan Antonio Camacho como futuro entrenador. Roig, por su parte, recurre a su cuñado y también ex valencianista Jesús Martínez como secretario técnico, y éste, a su vez, recala en Brasil en busca de fichajes deslumbrantes: Müller. y Tele Santana.

Los accionistas no asisten indiferentes al desenlace. El gran número de acciones delegadas a los candidatos no han despejado, sin embargo, la incógnita del ganador, que se conocerá esta noche. De las 90.000 acciones existentes, 50.378 han sido captadas en delegaciones por parte de ambos aspirantes en una carrera desenfrenada. Pero no todas ellas son válidas: 4.941, cerca del 10%, fueron consideradas nulas por distintos defectos de forma, unas 3.300 pertenecientes a Roig y 1.700 a Romero.

El presidente de la junta, el ex directivo Joan Martín Queralt, no ha querido desvelar cómo se reparten las 45.437 acciones delegadas, aunque el equilibrio parece dominante. Todo queda, pues, pendiente de las 10. 174 acciones de los 74 accionistas que, con más de 50 acciones, acudirán directamente a votar en la asamblea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 1994