Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Ángel Mañas, entre la literatura y la música sucia

La noche del pasado miércoles se presentó en Siroco el nuevo grupo madrileño Lox. Sería uno más de los muchos conjuntos que debutan cada noche en Madrid, pero tiene su originalidad: en sus filas toca un finalista del Premio Nadal de literatura. José Ángel Mañas, un madrileño de 23 años que acaba de quedar finalista con su primera novela, Historia de Krooner, es el bajo del cuarteto, que practica un estilo musical sucio, hardcore.

La música de Lox consigue crear ambientes densos gracias al sonido que provoca el espeso bajo del propio Mañas y la contundencia de la batería de Jaime. Las letras no se entienden casi nunca, ni cuando las canta Raúl, el otro guitarrista.

José Ángel Mañas no quiere que su carrera literaria eclipse el mérito de Lox. Recién licenciado en historia contemporánea, el escritor no ha logrado la beca de doctorado que había solicitado y así puede dedicarse un poco más a Lox, pues la música es su distracción preferida, mientras la literatura es su verdadera vocación. "Música y literatura están muy relacionados", afirma Mañas, "pues para escribir hay que tener sentido del ritmo", y recuerda que uno de los mejores poetas españoles, García Lorca, era "un músico cojonudo". La novela transcurre en Madrid y está inspirada en la literatura y el cine sobre psicópatas. Sus protagonistas nunca salen de la ciudad: "Los personajes son de todos los gustos musicales, y no sólo del bakalao como se ha dicho de mi novela. Representan el eclecticismo cosmopolita de Madrid, esta ciudad tan heterogénea donde es posible que todo suceda y todo se dé".

Influenciado musicalmente por The The y Sonic Youth y literariamente por El extranjero, de Albert Camus, o los Diálogos, de Manuel Puig, Mañas, puesto a elegir, preferiría la concesión de un Nobel de Literatura que la de un Grammy de música.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 1994