Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARMEN SARMIENTO: PERIODISTA DE TELEVISIÓN

"Madrid me estimula cada noche"

Esta madrileña es un rostro bien conocido de Televisión Española, donde se emite los domingos en La 2 su serie de 13 episodios Mujeres de América Latina, premiada en el VIII Festival Internacional de Cine de Mujeres, celebrado en la Comunidad de Madrid. Fue la creadora de Los marginados, otra serie con la que recorrió el mundo, y mucho antes subdirectora de los programas Informe Semanal y Objetivo, para los que trabajó como corresponsal de guerra. Ha sido premio Nacional del Instituto de la Mujer, por el tratamiento dado a la imagen de ésta durante toda su labor profesional en televisión, y premio Nacional de Periodismo Derechos Humanos. La actual serie obtuvo, asimismo, dos premios del festival Norte-Sur de Ginebra 1992 sin haberse estrenado, y otro de sus documentales anteriores, dedicado a los niños, recibió el Premio Unicef. Conferenciante infatigable, es autora de varios libros.Pregunta. ¿Reportera, realizadora, escritora, aventurera, feminista?

Respuesta. Soy todas esas definiciones, pero considero que el simple hecho de vivir, de sobrevivir, sí que es ya una aventura compleja para mucha gente, ¿no? Eso es lo que a mí me interesa, la aventura social, el poder recorrer el mundo denunciando las condiciones de discriminación y opresión en que están los seres humanos, y en este último trabajo me he centrado en las que padecen las mujeres latinoamericanas es difícil contar un país a través de su mayoría oprimida, pero creo que lo he conseguido.

P. ¿Cuál es la idea global de la serie?

R. Es una serie feminista, evidentemente, porque esas condiciones de opresión que sufren las latinas son muy semejantes en todos los países: las madres solteras, las mujeres cabezas de familia la maternidad adolescente, niñas violadas o forzadas, el hacinamiento en las villas-miseria, la prostitución. Pero también hablo de las alternativas sugestivas que dan las mujeres a ese deterioro, a esa miseria, a la feminización de la pobreza que afecta a todos los continente.

P. ¿Por qué tanta polémica en Torrespaña alrededor de este trabajo?

R. Yo estoy muy satisfecha de la serie, para mí es el trabajo de mi vida. La he hecho sin concesiones, no quiero cambiar mi discurso ni mi compromiso, y además en este momento estamos inmersos en la polémica sobre la programación comercial y la telebasura. Yo creo que la sociedad reclama una televisión de más reflexión, análisis, pensamiento. Yo he pretendido entretener culturizando.

P. ¿Pero eso se puede también hacer desde las televisiones privadas?

R. Lucharé hasta el final por defender una televisión pública, siempre que en esa televisión no se me niegue el derecho al trabajo. Creo que la televisión pública tiene la obligación ética de ofrecer programas que culturicen, no sólo entretenimientos frívolos: no puede perder de vista esa perspectiva.

P. Eres cofundadora del Partido Feminista: ¿te presentarás a las próximas elecciones?

R. Hay un espacio que cubrir aquí en España, los partidos políticos tradicionales nos han desencantado; después de luchar hombro con hombro, los hombres, cuando llegan al poder, relegan a las mujeres. Somos nosotras, unidas en un partido sólo de mujeres, la alternativa para nuestras aspiraciones.

P. ¿Prefieres un amanecer en la selva lacandona o la noche de Madrid?

R. Está bien la selva, claro, pero Madrid me estimula cada noche, me seduce, porque soy terriblemente urbana. Aquí no se duerme, y a pesar del peligro, una mujer sola puede trasnochar perfectamente, cosa que es muy difícil en cualquier ciudad del mundo. De Madrid me encantan los taxistas, son mi barómetro, siempre les consulto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 1994