Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes socialistas discrepan obre quiénes son sus aliados

Dirigentes del PSOE discreparon ayer, con matices, sobre quiénes son sus aliados naturales, a qué sector social deben de dirigirse y qué posiciones hay respecto al Estado del Bienestar. Hubo acuerdo en que en el PSOE debe dejarse de hablar de guerristas y renovadores, así como que resulta ocioso hablar de la sucesión de Felipe González.Según el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, aunque "Felipe y Alfonso tienen nombres de reyes, esto no es una corte, cada hombre y mujer son un voto y la opinión debe expresarse sin reparos". Bono está convencido de que Felipe González "enterrará a sus sucesores y a sus adversarios" porque así lo quieren los militantes y muchos ciudadanos".

Bono, junto a su compañero de la ejecutiva federal del PSOE Enrique Múgica y el presidente de la comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, participaron ayer en un coloquio convocado por ediciones Temas de hoy que presentó el libro del periodista Fernando Jáuregui, La Metamórfosis, que relata la evolución del secretario general del PSOE, Felipe González, desde el congreso de Suresnes hasta las vísperas del XXXIII congreso.

Al acto asistieron Abel Caballero, de la ejecutiva federal, y Teófilo Serrano, secretario general de la Federación Socialista Madrileña. Los socialistas intentaron que sus discrepancias quedaran tamizadas. "Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa", dijo Bono, con asentimiento de sus compañeros.

No obstante, hubo puntos de vista diferentes en el discurso respecto hacia que sector social se dirige el PSOE. Múgica señaló que hay aliados "naturales" como son los sindicatos y determinadas capas de la sociedad, en concreto, los trabajadores. "La lucha de clases existe, aunque no sea igual que hace 30 años", dijo Múgica. Esta apreciación se unió al mantenimiento del Estado del Bienestar. Leguina se mostró de acuerdo con el discurso "teórico" de Múgica, aunque precisó que no se puede defender el mantenimiento del Estado del Bienestar sólo para favorecer a los pobres, dado que éste se sustenta por las clases medias.

Leguina rechazó la clásica tesis liberal de reducir el Estado al mínimo, así como la de los "populistas" que hablan sólo de "descamisados y corbateros". "Ambas posiciones pueden arruinar el Estado del Bienestar". Pedro Sabando, consejero de Salud del Gobierno de Leguina, criticó en Gijón a los neoliberales de dentro y fuera del PSOE. "Es difícil que el liberalismo pueda presentar rostro humano si aplica sus propuestas", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993

Más información

  • "La lucha de clases existe", dice Múgica