La Federación Internacional cambia el reglamento de los mundiales

La Federación Internacional de Balonmano (IHF) ha decidido cambiar la estructura de los campeonatos del mundo a partir del que se disputará en Islandia en 1995. La participación se ampliará a 24 equipos -hasta ahora eran 16- y se aplicará el sistema de eliminatorias desde los octavos de final. Por otra parte, un grupo de árbitros y entrenadores intentan introducir un paquete de nuevas normas reglamentarias tras los JJ OO de Atlanta 96.

Lo que realmente sorprende es que algo está cambiando. En una federación hermética como la de balonmano, no es habitual que se trabaje en cambiar tantas cosas en tan poco tiempo. Algunas normas sin excesivo interés ya han entrado en funcionamiento este año, pero lo que va a constituir una revolución será el nuevo sistema de competición que regirá los campeonatos del mundo a partir del de Islandia, que se disputará en 1995.El mundial se iniciará con cuatro grupos de seis equipos. Los cuatro primeros clasificados de cada grupo pasarán a la segunda fase, donde se concentrarán 16 equipos. Los ocho restantes se irán directamente a casa. La novedad más importante es que los 16 clasificados se enfrentarán por el sistema de eliminatorias hasta la final. Los equipos que alcancen los cuartos de final -ocho- habrán logrado la participación en los JJ OO de Atlanta de 1996.

Según comentó un técnico de la IHF, este nuevo sistema ha sido diseñado para satisfacer la demanda de Islandia, que tenía problemas para albergar a tantos equipos durante todo el periodo de la competición.

Además, la IHF ha modificado también la periodicidad de sus competiciones: Ahora el mundial absoluto se disputará cada dos años. Por tanto, se jugarán dos en cada ciclo olímpico y otros dos de clasificaciones continentales, como el Europeo de selecciones que se estrenará en 1994.Por otra parte, una comisión formada por dos representantes de los árbitros y dos de los entrenadores, entre los que se encuentra Juan de Dios Román, está elaborando un informe para intentar introducir nuevas normas a partir de 1996. "Lo que nosotros pretendemos es olvidarnos de las medidas sancionadoras -las únicas que han sido aceptadas en los últimos años- y aplicar normas que permitan la belleza y la fluidez del juego", dice Román.

Entre las propuestas, las que tienen mayor apoyo son la de conceder un tiempo muerto por parte y por equipo, y la de dar tiempo real a los últimos cinco minutos de partido. Ambas están siendo aplicadas en el balonmano español, pero son las únicas que lo han logrado de una larga lista que incluye permitir sólo un cambio en defensa, prohibir el cambio de portero en los penaltis, dar valor doble a los goles logrados desde más de nueve metros, limitar el tiempo de ataque a 45 segundos, efectuar el saque de gol desde la misma portería, sancionar con penalti cada descalificación o expulsión, reducir a seis el número de jugadores en pista, sancionar el campo atrás y permitir la presencia de jugadores atacantes en el área en los golpes francos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de noviembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50