Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bobby y Marilyn, la última historia-ficción

Al contrario que muchos cineastas de películas realizadas para la televisión sobre la vida- de personajes públicos, el productor ejecutivo de Marilyn y Bobby: her final affair admite de entrada que algunas de las escenas que aparecen en la película son meramente "posibilidades" y no situaciones reales recreadas. Tal vez por ello, al comienzo de la película, que se estrenó anoche en la cadena de cable USA Network, se advierte que el telefilme es "una ficción inspirada en las vidas de Marilyn Monroe y Robert Kennedy". Ello no ha calmado a los críticos, que han censurado la película como un abuso temerario del medio televisivo que distorsiona la historia a los ojos de millones de espectadores.

Entre los críticos se cuentan los hijos de Kennedy, varios productores de televisión y Edwin Guthman, el reportero ganador de un premio Pulitzer que fue jefe de prensa de Robert Kennedy durante el periodo que narra la película."No ha habido en el último cuarto de siglo transcurrido, desde la muerte de Robert Kennedy algo que sea tan ofensivo como la atroz producción televisiva que será difundida por la cadena de cable USA Network", afirma una declaración firmada por los 10 hijos de Robert Kennedy. "Esta mentira envilece la memoria de nuestro padre, denigra la reputación de terceros que no pueden defenderse, destruye la historia y corrompe el medio televisivo".

Escena de amor

Marilyn y Bobby recoge la investigación impulsada por Robert Kennedy sobre el presidente del sindicato de camioneros Jimmy Hoffa y las acusaciones de que el también asesinado presidente John Kennedy empleó a mafiosos para intentar matar a Fidel Castro. Pero lo que ha originado una mayor controversia es una escena de amor entre Robert Kennedy y la actriz Marilyn Monroe y una secuencia que sitúa a Kennedy en el dormitorio de Marilyn el 4 de agosto de 1962, el día en que ella murió, oficialmente un suicidio por una sobredosis de barbitúricos. El productor ejecutivo de la película reconoce que no existe ninguna prueba, que sostenga que existió una relación amorosa entre los dos ni que el senador demócrata estuviera ese día en el domicilio de la actriz.Guthinan, jefe de prensa de Kennedy en aquella época, aseguró que él estuvo presente las dos únicas veces que Robert se encontró con Marilyn Monroe, y ambas fueron en lugares públicos. "Aquellos que conocían a Bob Kennedy saben la estrecha relación que mantenía con su mujer, Ethel", añadió. "A menudo repetía que la mejor cosa que había hecho en su vida era casarse, don Ethel".

Para el productor ejecutivo, la advertencia que aparece al comienzo de la película cumple con la obligación de alertar a los espectadores sobre lo que van a ver. "No queríamos hacer un documental, sino un programa, de entretenimiento. Eso es lo que esperamos que la gente vea".

Otros productores de televisión no piensan que poner una advertencia antes de una película sea suficiente. El productor Zev Braun afirma: "No se puede jugar con personajes históricos y después decir: "Estábamos de broma". En su opinión, muchos millones de espectadores, sobre todo aquellos nacidos durante y después de los comienzos de la década de los sesenta, en los años en los que se desarrolla la acción de la película, pueden creer que las cosas que cuenta el telefilme son verdad. "Existe un riesgo real de jugar con símbolos y después decir que se trata de una aproximación literaria, de ficción", agregó Braun.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 1993

Más información

  • La familia de Robert Kennedy protesta por un telefilme que los presenta como amantes