Reconciliación rockera en la Zarzuela

Las críticas a la Monarquía del grupo Héroes del Silencio se olvidaron ayer frente al príncipe Felipe

Ellos asistieron como son: chupa de cuero, pelos largos, cadenitas colgadas al cuello. El les recibió como corresponde a un encuentro oficial: protocolariamente efusivo y enfundado en un traje clásico. Quince minutos duró la visita. Y aunque hace un mes uno de sus integrantes ponía en duda "verdades establecidas" como la Constitución, la democracia y la Monarquía -"el Rey ni pincha ni corta", decía su cantante, Enrique Bumbury-, ayer el grupo Héroes del Silencio se reunió con el príncipe Felipe en el palacio de la Zarzuela. La audiencia, calificada por los músicos como "un intercambio de ideas muy interesante", fue motivada por el "éxito y la popularidad que el grupo ha alcanzado fuera de España", según ellos mismos."No rechazamos nuestros ideales de rock and roll asistiendo al encuentro", argumentaron dos de ellos en una rueda de prensa posterior a la audiencia. "Nos enteramos de que estábamos invitados, fuimos y estuvo bien. Es parte de nuestro trabajo. No nos causa problemas de conciencia. El Príncipe nos pareció una persona inteligente. Además, conocía nuestra música. Era la primera vez que él se reunía oficialmente con un grupo rockero y creemos que es un honor", agregaron.

Héroes del Silencio, uno de los grupos más fuertes del rock español, está formado, además de Enrique Bumbury, por Joaquín Cardiel, Juan Valdivia y Pedro Andreu. Tres elepés delinean una discografía que alcanza records de venta: un millón de ejemplares en España, 250.000 en Alemania y 100.000 en Italia. Más de 100 recítales por toda Europa han fogueado a este cuarteto zaragozano, que planea, a partir del próximo año, tentar la suerte en América. Primero irán al Sur. Después, a Estados Unidos, donde partirán "de cero" haciendo una gira por las universidades.

Será precisamente en Norteamérica donde el príncipe Felipe intentará verles. "Como ha estado muy ocupado, nunca ha podido asistir a un concierto nuestro. El próximo año tendrá que estar en Estados Unidos a causa de sus estudios, y nos dijo que haría todo lo posible para ver alguna de nuestras presentaciones allí", señaló Cardiel.

El programa de la reunión principesco-rockera también contempló regalos: "Le entregamos una caja especial de discos compactos y un trofeo que recibimos en Alemania y que representa un reconocimiento del trabajo que realizamos difundiendo el idioma. Él nos dio las gracias", explicaron los músicos, quienes en el transcurso del encuentro además dieron autógrafos para las hijas de algunos empleados de la Zarzuela.

Pese al insoslayable protocolo y a la presencia del director del sello discográfico de la banda, el encuentro se desarrolló, según los músicos, con gran naturalidad: "Los cinco somos jóvenes y nos entendimos bien. Pensábamos que sería una cosa muy fría, pero no lo fue. En todo caso, habríamos estado encantados de haber podido tener una charla más seria con él. Se nota que es una persona muy ocupada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de julio de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50