Entrevista:

"Mansell tuvo miedo de estar conmigo"

Alain Prost ha regresado a la fórmula 1 para ganar. No tiene otro objetivo, confiesa en una entrevista concedida a EL PAÍS. Dispone del coche por el que suspiran todos, el Williams-Renault, y le avalan 3 títulos mundiales y 46 triunfos en grandes premios.Pregunta. ¿Cree que logrará el título tan fácilmente como todo el mundo pronostica?

Respuesta. Será mucho más apretado de lo que parece. Tendremos que ganar las carreras en las que somos superiores y puntuar en todas. Senna atacará, tiene un coche más fácil de conducir y carreras favorables, como Mónaco.

P. No le molesta que se diga que usted se pasea, que gana gracias a la superioridad de su coche, que los demás sólo pueden derrotarle si llueve...

R. También gané bajo la lluvia en Imola, pero se dijo que no llovía suficiente. Es difícil sopotar estas comparaciones, pero hay gente que habla y no tiene ni idea. En Montmeló, por ejemplo, nuestro coche es difícil de conducir.

P. ¿Cuál es su ventaja?

R. Tenemos el mejor equilibrio entre chasis y motor. No hay un único secreto. El éxito se basa en todo el conjunto: el motor, el chasis, la aerodinámica, la organización...

P. ¿En la F-1 manda el dinero, gana el que más invierte?

R. No. El dinero es muy importante, pero el presupuesto no hace ganar a un coche o a un equipo. Williams no tiene el presupuesto mayor y sin embargo consigue victorias.

P. ¿Hubiera regresado con algún otro equipo que no fuera William?

R. Únicamente con McLaren. Uno u otro. Ninguno más.

P. Tras un año ausente, ¿qué ha encontrado diferente?

R. Sobre todo los coches.

Este Williams-Renault es mucho más competitivo que el Ferrari que tuve en mi última temporada, en 1991. También la profesionalidad del equipo.

Por el contrario, el ambiente es más o menos el mismo, no me ha costado adaptarme. Ha sido más difícil el salto tecnológico.

P. ¿Cómo recuerda la pretemporada, las polémicas con Senna, Mansell y con el presidente de la federación internacional, Max Mosley?

R. Me disgustó mucho porque lo que se decía era falso. Aquello no fue bueno porque yo quedé como el malo de la historia y no podía defenderme.

P. ¿La F-1 es una dictadura?

R. Siempre lo ha sido para los pilotos, aunque por ahora tenemos que aceptarlo.

P. ¿Le importa su imagen, lo que se dice de usted?

R. Claro. Hace unos años la imagen reflejaba sólo lo que pasaba en el plano deportivo. Ahora eso es sólo el 10%. El 90% restante es lo que escriben los periodistas. Cuando publican cosas que no son verdad es lógico que seamos muy sensibles.

A la gente le encanta colocar etiquetas y después es muy difícil desembarazarse de ellas. Preferiría no llevar etiquetas.

P. Sin embargo, se dice de usted que es un estratega, que es más inteligente que rápido...

R. Puede que sea así, pero no quiere decir nada. Cuando estaba con Mansell en el mismo equipo le derroté y al año siguiente se decía que él era el mejor piloto del mundo. Todo esto es una mierda. Lo único que me interesa es ir rápido cuando quiero, no sólo cuando puedo. Y ganar.

P. ¿Quién es el mejor piloto del momento?

R. Senna y yo estamos un poco por encima del resto. Pero tenemos estilos opuestos, completamente diferentes.

P. ¿Volvería a formar equipo con él?

R. No es posible, tenemos estilos de trabajo muy similares. Los dos somos muy profesionales, tenemos demasiada experiencia y demasiadas ganas de ganar. No nos entenderíamos y los dos lo tenemos claro.

P. ¿Por qué hay tanta enemistad entre los pilotos?

R. Porque nos enfrentamos directamente en la pista. El principal rival siempre es tu compañero de equipo. Además, a menudo los problemas vienen del entor no. El ambiente podría ser mucho mejor.

P. ¿Sin Mansell se vive más tranquilo?

R. Prefiero no dar opinión porque yo hablo mucho menos que él. Cuando fiché por Williams estaba previsto que estuviera en el equipo. Si no se quedó fue porque tuvo miedo de estar conmigo en el mismo equipo. Yo renunciaba a parte de mi dinero para que se quedara. Después se dijeron cosas que rozaron la difamación.

P. ¿Qué le parece la fórmula Indy?

R. No me gustan los óvalos, no hay un verdadero pilotaje. Es más espectáculo que deporte.

P. Se habla de restricciones a la tecnología en un futuro próximo. ¿Cuál es su opinión?

R. Hay que reducir la tecnología para tener coches menos desarrollados desde el punto de vista aerodinámico. Tendrían que ser más confortables porque así habría más espectáculo. Habría que modificar bastantes circuitos. Hay que pensar en el público.

P. ¿Qué le motiva para estar todavía en la F-1?

R. Mi único objetivo es ser campeón del mundo. Si además consigo batir récords, mejor.

P. ¿Hasta cuándo estará en activo?

R. No lo sé. Tengo este y otro año de contrato. Después dependerá del ambiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de mayo de 1993.

Lo más visto en...

Top 50