Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El Madrid no sabe la suerte que tiene con Benito Floro"

A dos meses del final de la Liga, Michel se muestra más confiado y tranquilo que el pasado año. El jugador madridista asegura que se divierte más en la cancha y atribuye gran parte del mérito del equipo al entrenador, Benito Floro. "El Real Madrid no sabe la suerte que tiene de haber encontrado a Floro", advierte. Michel sale en su defensa y desmiente el papel de la quinta del Buitre como grupo de presión: "El vestuario no existe". Sobre su futuro dice que ha comenzado la cuenta atrás y que cree que no volverá a la selección.

¿Interesan a Michel las estadísticas? "Está claro que son fiables, incluso en el fútbol", responde.Pregunta. ¿Cuántos goles ha marcado en el Madrid?

Respuesta. En la Liga, alrededor de 80 [los datos oficiales indican que son 751.

P. ¿Qué promedio de pases de gol haçce por cada tanto que marca?

R. Aproximadamente, cuatro por cada gol. Es una participación cercana al 40% de los goles que marca el Madrid. Para eso me pagan: estoy ahí por eso.

P. Esos son cerca de 400 goles. El Milan pagó 5.000 millones por Lentini, un jugador que ofrece la cuarta parte de esas prestaciones y no es contestado.

R. Contra esas cosas no puedo luchar.. En gran medida, la situación se ha producido porque mi equipo no ha triunfado en Europa. Me he quedado en las puertas de estar algunos años entre los tres primeros del continente por no haber ganado la Copa de Europa.

P. ¿Cómo ve al Madrid actual?

R. Lo veo como un reto. Se trata de ser campeón con menos condiciones favorables, con menos posibilidades.

P. La Liga está en una situación muy parecida a la del pasado año. ¿Qué diferencia hay entre este Madrid y el de la temporada anterior?

R. La diferencia está en la mentalidad. El año pasado a ninguno de nosotros se le pasaba por la cabeza no ser campeones en Tener¡fe. Es como un coche que pierde aceite. Lo mismo nos pasó a nosotros. Podía haberse acabado el aceite una semana después de Tenerife, pero ocurrió allí. Fue una pena, pero no quedaba más. Ahora, no. Después de pasar dificultades, el Madrid está entero y con reservas.

P. ¿Y el Barcelona?

R. Lleva una temporada rara. La gente dice que juega muy bien y que nosotros lo hacemos mal, pero resulta que estamos empatados. El Barcelona ha perdido la Copa Intercontinental y fue eliminado de la de Europa. En mi opinión, no está a altura de temporadas anteriores.

P. ¿Qué opina del juego del Madrid?

R. No es verdad que el Madrid no juegue bien. Si al Cádiz le concenden la posibilidad de marcar sus cuatro ocasiones, también nos tienen que conceder que logremos la docena de oportunidades que tuvimos.

P. Pero de la impresión de que al equipo le falta grandeza.

R. Nos falta consistencia. A veces tenemos mentalidad de equipo pequeño. Nos motivamos muchísimo frente al Barcelona o el Deportivo y luego tenemos problemas frente a equipos menores. Antes nunca sucedía esto.

P. ¿Se compenetra bien con Floro?

R. Dije hace tiempo que el Madrid tiene que darle tiempo a Floro. No estaríamos donde estamos sin él. Personalmente, puedo decir que he conectado con un entrenador que llena las expectativas de un técnico del Madrid.

P. Eso suena a pelotilleo.

R. Me importa muy poco lo que piensen los demás. Lo digo sinceramente. Nadie debe olvidar que, además de jugador del Madrid, soy madridista. Repito que el Madrid no sabe la suerte que tiene con Floro.

P. ¿Qué diferencias le encuentra con los anteriores entrenadores?

1 R. Tiene unas ideas más vanguardistas. Además, las transmite de forma sencilla, un aspecto muy importante para los fútbolistas. Luego, está la mentalidad: está seguro de que seremos campeones. Incluso en momentos muy difíciles, con grandes críticas a su trabajo y al equipo, parecía que sólo Floro confiaba en el futuro.

P. Tendrá algún defecto.

R. Es un poco duro de mollera. Siempre cree que tiene razón, probablemente porque viene de equipos en los que siempre ha tenido éxito. Pero ahora está en el Madrid y todo es más complejo. Tiene otro: no sabe pegarle al balón.

P. ¿Cómo se siente pasada la frontera de los 30 años?

R. Ahora disfruto más del fútbol. Llevo dos años así. He llegado a un punto en el que no tengo que demostrar nada a nadie. A veces pienso que cada domingo es uno menos que me queda como futbolista.

P. Eso es la cuenta atrás.

R. Sí, empiezo a notar la cuenta atrás.

P. ¿Por qué disfruta más?

R. Es una sensación que me ha llegado desde la derrota. Con las victorias constantes no te das cuenta de la importancia de las cosas. Es como ir a la fábrica y fichar. Ahora te das cuenta de las dificultades que tiene ganar un partido o un campeonato.

P. ¿Ha cambiado su papel en el equipo?

R. Un poco, sí. Me he dado cuenta de que no sólo tiene importancia mi rendimiento en los partidos, mi presencia en el campo. Ahora sé que también es ¡mportante mi actitud hacia todo lo que rodea al equipo.

P. ¿Era más distante antes?

R. Quizá pensaba que un gesto, fuera de ánimo o desánimo, no tenía demasiada trascendencia. En este sentido siempre me he infravalorado.

P. Mucha gente ha cuestionado su capacidad de liderazgo en los momentos duros.

R. Nunca me he escondido. Tengo la cara partida por tres o cuatro partes y no me refiero a sucesos dentro de un campo de fútbol. Me ha pasado por salir en defensa de compañeros o entrenadores. Luego, ves que la gente va a lo suyo y te sientes frustrado.

P. A su alrededor se ha creado un mito destructivo: el de su enorme influencia para decidir el futuro de los entrenadores, por, ejemplo.

R. Es mentira. Nos guste o no, siempre hemos estado con el entrenador. Sabemos muy bien que las situaciones de ruptura son desastrosas para el equipo. Con John Toshack se nos achacó su despido y la verdad fue muy diferente. Nosotros fuimos los únicos que le defendimos hasta el final y contra el criterio de mucha gente. La decisión del club, eso sí, fue otra.

P.¿Se considera mejor tratado ahora?

R. Soy bastante respetado. Me habría gustado que eso sucediera antes. Ahora, si juego mal un partido, no es el findel mundo. Ya no tengo la sensación de angustia que he tenido a lo largo de mucho tiempo. La gente ya no se preocupa de discutir tanto sobre mí.

P. ¿Y se siente querido en el club?

R. En el aspecto personal, recibo un trato deferente. En el terreno profesional, el trato quizá no ha sido ajustado a lo que he dado al equipo, pero tampoco me quejo.

"Sé que nunca volveré a la selección"

¿Le ha dolido a Michel la polémica con Javier Clemente, el seleccionador español? "No ha habido ninguna polémica", se apresura a replicar; "he recibido un buen trato de él. Por ejemplo, le agradezco la llamada que me hizo para desmentir aquellas declaraciones sobre el final de la quinta [la de Butragueño y sus compañeros]. Tengo que decir una cosa muy clara: llevo muchos años en el fútbol. Por eso entiendo mejor que nadie las decisiones técnicas de los entrenadores. Ahora bien, sigo esperando la lista de la selección como el primer día. La verdad es que siempre me da un bajón terrible cuando no estoy en ella".Pregunta. El partido contra Irlanda fue decisivo para su salida de la selección.

Respuesta. Todos somos responsables de lo bueno y lo malo. ¿Es que alguien jugó bien aquel día? No me sentí especialmente decepcionado por lo de Irlanda. Hay que meterse en la fase final del Campeonato del Mundo y nada más. Hoy por hoy, Irlanda forma un grupo y tiene un sistema mejor que el nuestro. No tiene estrellas, pero es un equipo muy complicado. Lleva dos años sin perder a pesar de haber jugado contra grandes selecciones.

P. ¿Cree que volverá al equipo nacional?

R. Sinceramente, no. Sé que nunca volveré. Lo único que puedo hacer es jugar y esperar, pero tengo la sensación de que si Clemente no ha dicho que ya no volveremos ha sido por una muestra de respeto hacia nosotros.

P. Sin embargo, su ausencia ha causado un gran debate.

R. Quizá porque estoy en un buen momento o las convocatorias se han producido después de buenos partido míos. Mantengo la ilusión, pero soy realista.

P. ¿Tiene algún reproche hacia Clemente?

R. Sentí una gran alegría cuando me convocó frente a Inglaterra. Me hizo formar parte de un pequeño grupo en el que confiaba. Después de todo, sólo he salido yo del equipo. Habría sido más fácil para él y para mí que no me hubiera llamado para aquel primer partido.

P. No hay nadie de la quinta en la selección, ¿pero existe la quinta como grupo compenetrado?

R. La quinta existe como generación, como un grupo de buenos jugadores. Si se hiciera una ,encuesta, a cualquier club le gustaría tenerla en su equipo. Si la quinta hubiese surgido. en otro país, habría sido más respetada y defendida.

P. ¿Lo toma como una injusticia?

R. Quizá todo se deba a la envidia. Mucha gente ha deseado que las cosas no nos fueran bien. En las épocas buenas, no se hablaba del espectáculo, sino de las carencias. Si ganábamos la Liga, nos echaban en cara la Copa de Europa. Esto no pasa con el Barcelona. Le elimina el CSKA y se sigue diciendo que es el mejor de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 1993

Más información