Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un delincuente obligaba a su esposa a prostituirse

Un conocido delincuente del barrio de Canillejas fue detenido el pasado jueves por la policía acusado de llevar a su mujer a la fuerza hasta el domicilio familiar para obligarla a ejercer la prostitución, informaron fuentes policiales.

El delincuente, José A. R.., conocido en el barrio como Jaro, aunque no guarda ninguna relación ni parentesco con el legendario maleante, maltrataba a su esposa con cierta asiduidad. De hecho, ella se había trasladado recientemente con sus hijos al domicilio de un pariente, atemorizada ante los continuos malos tratos de su marido, que salió de prisión hace dos meses.

Irritado por este hecho, Jaro, de 37 años, cogió un cuchillo y se fue a buscar a su esposa, a la que arrastró por la fuerza hasta el domicilio familiar, de donde la mujer consiguió escapar horas más tarde.

Posteriormente acudió a la policía, que detuvo a Jaro en su propio domicilio mientras su esposa era atendida de lesiones leves en el hospital.

La mujer de Jaro no fue la única en recibir malos tratos y abusos esta semana en Madrid. El dominicano Rigoberto Rosario fue detenido el pasado jueves en Aravaca por la presunta violación de M. P. M., de 25 años, propietaria de un restaurante. Rigoberto prestó declaración en el Juzgado de Instrucción número 13, que ordenó su Ingreso en prisión. Declaró que la Guardia Civil le apaleó al detenerle, aunque en el juzgado fue reconocido y no presentaba signos de violencia. A ella sí le diagnosticaron magulladuras y desgarros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1993