Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE intenta mañana un nuevo acercamiento a la dirección de UGT

El PSOE devolverá mañana la visita que le hizo el 30 de septiembre la dirección de UGT, en un intento de acercamiento a los sindicatos y a sectores sociales progresistas con vistas a las próximas elecciones. Los socialistas son conscientes, no obstante, de las reticencias de UGT a parecer un aliado del Gobierno. El PSOE pretende, al menos, ofrecer una imagen de diálogo y demostrar que si no hay pacto social, no será porque no lo desee.En los últimos meses han sido muchos los intentos del PSOE de acercar posiciones con los sindicatos, lo que se ha traducido en diversas entrevistas privadas y algunas públicas, como fueron las celebradas para pactar la ley de huelga. Los deseos de mantener buenas relaciones se han puesto de manifiesto por la profusión de declaraciones en este sentido de los máximos dirigentes socialistas.

La delegación que visita mañana la sede de UGT está encabezada por el vicesecretario general, Alfonso Guerra; el secretario de organización, Txiki Benegas; el responsable del área económica, Francisco Fernández Marugán y el presidente del Grupo Socialista, Eduardo Martín Toval. La delegación de UGT estará presidida por su secretario general, Nicolás Redondo.

La preocupación con la que en el PSOE se vive su distanciamiento con los sindicatos explica su falta de respuesta a los desaires de los sindicatos. El vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, ha manifestado en las últimas reuniones internas el daño que produce la deslegitimación de los sindicatos.

Negociación o contactos

El responsable de economía del PSOE y coordinador del programa electoral, Francisco Fernández Marugán, se mostró prudente en declaraciones previas a esta entrevista. "Sería erróneo hablar de negociación. Este es un partido político y nuestra obligación es tomar contacto con todos los sectores y en particular con los sindicatos que forman los grupos sociales más articulados", afirmó.Fernández Marugán reconoce que el PSOE quiere "intercambiar" puntos de vista sobre la situación socioeconómica y en este capítulo también entran las sugerencias que quieren escuchar de los sindicatos por si fuera posible incluirlas en el programa electoral del partido.

Dirigentes socialistas reconocen que tiempo atrás pareció más fácil dialogar con CC OO que con UGT. Ahora se desdicen y apelan "al peso de la historia" para justificar que en el PSOE siempre habrá una especial disposición para relacionarse con la organización sindical que hasta 1988 constituía con el PSOE "la familia socialista".

[Por otra parte, Alfonso Guerra abrirá el próximo día 25 en León la segunda fase de la campaña puerta a puerta de su partido con un mitin y un cena con afiliados, según anunció ayer el secretario de los socialistas leoneses, José Luis Rodríguez, informa Efe.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1993