Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

318 afiliados de Euskadiko Ezkerra aprueban la fusión con el PSE-PSOE

A un mes de su desaparición para constituir una nueva formación con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), Euskadiko Ezkerra (EE) celebró ayer en Eibar (Guipúzcoa) su VI Congreso. La asamblea, abierta a todos los afiliados, ratificó con el voto de 318 personas el proyecto de fusión.

Las tesis de la dirección fueron aprobadas por una amplia mayoría: 288 asistentes votaron a favor, frente a 15 que se opusieron y 15 abstenciones. El proceso de convergencia de los dos partidos culminará el próximo 27 de marzo, en un congreso conjunto. Hasta entonces, cuatro comisiones mixtas trabajarán en la elaboración de las ponencias política, económica y sociolaboral, cultural y de estatutos, que conformarán el esqueleto de la nueva formación, integrada en el PSOE.

El PSE-EE nacerá, según sus promotores, con "vocación autonomista y con el objetivo de convertirse en una alternativa al PNV en el Gobierno de Euskadi". Estará dirigido por una comisión ejecutiva de 40 miembros, de los que 10 proceden de EE.

El secretario de Organización del PSOE, Txiki Benegas, ocupará la presidencia; Mario Onaindia, de EE, será vicepresidente, y Ramón Jáuregui continuará en -la secretaría general. Juan María Bandrés, actual presidente de EE, pasará a ser un simple militante.

EE llega al final del proceso tras una escisión, que dio lugar a la creación de Euskal Ezkerra (EUE). La ruptura se inició en enero de 1991, en un congreso celebrado en Leioa (Vizcaya), donde el partido se dividió en dos bloques, uno orientado hacia una coalición con Eusko Alkartasuna (EA) y otro favorable a una aproximación al PSOE.

Abandonos

Parte de este segundo bloque, que ganó el congreso por un estrecho margen, se ha desentendido luego del proyecto de converger con el PSOE. Es el caso de Roberto Lerutindi, ex secretario general del Partido Comunista de Euskadi, que abandonó la política.Otros dirigentes, como el único diputado autonómico con que cuenta el partido, Xabier Markiegi; el concejal de San Sebastián Javier Olaberri, o el portavoz en las Juntas Generales (parlamento provincial) de Vizcaya, José Luis Lizundia, han permanecido en EE pero no ingresarán en la formación resultante de la fusión. La dirección calcula, no obstante, que se incorporará un 65% de los cargos públicos (42 concejales, un diputado autonómico y una diputada en el Congreso).

El secretario general de EE, Jon Larrinaga, consejero de Economía y Medio Ambiente del Gobierno vasco, hizo ayer una encendida defensa del modelo socialista frente a "la España de Aznar", de la que dijo que reduciría el gasto social y estaría "llena de mendigos". Según Larrinaga Euskadi tendrá que elegir dentro de pocos meses "si prefiere a Felipe o a Aznar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de febrero de 1993