Aznar replica al PSOE que el partido que puede unir España es el PP

José María Aznar, presidente del Partido Popular (PP), lanzó ayer un envite a los socialistas pocas horas antes de que el XI Congreso del PP le designase oficialmente candidato a la presidencia del Ejecutivo: el PP es un partido cohesionado frente a las divisiones internas del PSOE. Y por ello es más capaz que los socialistas de trabajar por la vertebración de España -argumento lanzado desde las filas socialistas-. Esta será una de las ideas que Aznar empleará con profusión hasta que se celebren los comicios.

El presidente del PP aprovechó su primera intervención oficial en el XI congreso -la segunda será hoy- para recalcar que debe preservarse la unidad y la cohesión como un valor fundamental, porque el PP se ha convertido en el único partido unido "que trabaja por un solo proyecto". En esta misma línea, el vicesecretario general, Mariano Rajoy, aseguró ante los 2.800 compromisarios que, "en defensa de la unidad nacional, a este partido y a su presidente fundador, Manuel Fraga, no le gana nadie".Aznar pidió a los dirigentes y afiliados continuidad en el esfuerzo de renovación hacia el centro, y les advirtió que cuando sea la hora gobernará para todos los españoles, y no sólo para sus electores o los sectores sociales que le hayan apoyado.

El líder del PP reclamó que se abandone cualquier tentación de euforia y siga el trabajo político por reforzar el partido. Aznar prefirió situarse ayer en el terreno de la reflexión y la exigencia hacia su formación. En cambio, la intervención de hoy, en la sesión de clausura, está planteada como un mensaje al país de quien sale del cónclave popular como candidato a La Moncloa. El congreso recibió con euforia y 30 segundos de aplausos en pie al fundador del partido, Manuel Fraga. El presidente gallego no descartó en su discurso ninguna fórmula de gobierno de coalición, ante la "crisis" por la que atraviesa España, para asegurar un Ejecutivo fuerte.

Quien no acudió a las sesiones en el Palacio de Congresos madrileño fue el presidente de Cantabria, Juan Hormaechea, que anunció ayer a sus colaboradores que no piensa atender a la petición de dimisión que le dirigió en la jornada inaugural el secretario general, Francisco Álvarez Cascos.

El congreso votó la nueva ejecutiva -43 personas, de ellas 10 mujeres-, en la que son mayoría los cargos del partido, técnicos y ex políticos de UCD.

Páginas 15 a 17

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS