Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La religiosidad de la India

Quisiera hacer una breve observación a la carta titulada Espiritualidad en la India, publicada el día 30 de diciembre de 1992, firmada por María Gilda Muñoz Zúñiga, de Palma de Mallorca.Si bien es cierto que la humanidad ha sido manipulada y diferentes grupos enfrentados unos a otros en el nombre de diferentes religiones, también es cierto que dicha manipulación ha sido siempre originada por grupos políticos que a su vez han defendido intereses económicos, pero no creo que la culpa sea de la religión en sí, sino del mal uso que se hace de ella.

Ahora bien, en la India la situación es un tanto diferente, ya que el hinduismo no es una religión, no hay una organización central, no hay jerarquía, no requiere fe. El hinduismo es en su esencia dharma, lo cual puede traducirse por leyes morales que guían al ser humano en su búsqueda del "yo real", es decir, a la autorrealización, a encontrar la verdadera esencia de sí mismo, que es espiritual.

El hinduismo engloba diferentes metafísicas, en él cabe tanto el ateísmo como el monoteísmo, y ha sido a través de los siglos fuente de inspiración para los grandes pensadores de la humanidad.

Volviendo a la noticia reciente del enfrentamiento entre musulmanes e hindúes, que tuvo lugar en Ayodha con motivo de la parcial destrucción de un templo musulmán, todos los indios conscientes están profundamente afligidos por algo que contrasta totalmente con el espíritu tolerante del hinduismo y sus instigadores (políticos irresponsables) han sido felizmente arrestados.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1993