Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un verano con menos muertos

Desde mediados del pasado junio, cuando entraron en vigor las nuevas normas reguladoras del tráfico, la cifra de víctimas que se han cobrado las carreteras ha disminuido espectacularmente en Espafia, hecho que no ocurría desde hace varios lustros. A finales de septiembre, la cifra acumulada de muertos en el acto desde comienzos de año era de 482 personas menos que en el mismo periodo de 1991: 4.339 el año pasado frente a las 3.857 producidas en lo que va de año hasta septiembre. Y ello a pesar de que unos cuantos graves accidentes de autobús han aportado decenas de muertos a este recuento.Este balance negativo es fruto también de un menor número de siniestros, frente al incremento registrado en el parque automovilístico español. Ciñendo la estadística al mes de septiembre, el del año pasado registró 453 accidentes con 542 muertos en el acto, mientras en 1992 los accidentes han sumado 333 y los muertos en el acto 418. [Siguen sin figurar como fallecidos en las estadísticas oficiales los heridos graves que mueren como consecuencia del accidente de tráfico más de 48 horas después del percance].

Los expertos en seguridad vial de la Dirección General de Tráfico (DGT) contienen el júbilo que les sugieren estos datos al cerrar el ciclo del verano, pero se resisten a atribuirlo a un solo hecho.

El portavoz de la DGT, Francisco Altozano, achaca esta circunstancia a una tomade conciencia colectiva sobre los riesgos de conducir. Apunta también a la conflueticia de tres factores: la entrada en vigor, a mediados de junio, de nuevas normas de circulación; la mejora sustancial de la calidad de las carreteras -varias de las cuales se han desdoblado-, y la modernización del parque automovilístico mediante la extensión de la Inspección Técnica de Vehículos QTV). La DGT concede gran importancia al seguimiento de los medios de comunicación y al impacto de la campaña de publicidad en televisión, que este año optó por dramatizar la tragedia humana de los accidentes. Un estudio para evaluar con precisión estos efectos se encuentra en marcha por encargo de la Dirección General de Tráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de octubre de 1992