Bush recoge frutos de su agresividad contra Clinton

George Bush recurrió la pasada madrugada -en su discurso de aceptación como candidato de su partido a la Casa Blanca- a la burla y el sarcasmo para intentar ridiculizar a su rival demócrata, Bill Clinton, e iniciar la remontada. Las encuestas posteriores al cierre de la convención republicana de Houston (Tejas) parecían indicar que su estrategia era correcta en la medida en que valga todo para cosechar votos. El presidente ha reducido la desventaja de 25 puntos, hace unos días, a sólo 10 o 12.Bush ha dedicado a su rival estas perlas: "Mientras yo mordía las balas, Clinton se mordía las uñas", dijo sobre los esfuerzos de su rival por no ir a Vietnam. "No quiere un sistema que mantenga a los criminales entre rejas". "Su pasión por el gasto público no conoce límites". "No quiere que los niños recen en las escuelas".

Páginas 2 y 3 Editorial en la página 6

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de agosto de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50