Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Delgado: "Nunca había ido tan deprisa"

El pelotón rodó ayer a una velocidad media de 40 kilómetros por hora. Tratándose de una etapa de trámite, la posterior a tres duros días de alta montaña, es un ritmo tremendo. Pedro Delgado, un hombre con dilatada experiencia en la ronda francesa, lo confirmó: "Llevo muchos anos participando en el Tour y puedo asegurar que nunca había ido tan deprisa. No hay un solo día de tregua. Y no ha sido sólo hoy. Desde el primer día se ha rodado a una velocidad terrible".José Miguel Echávarri, el director deportivo del Banesto, coincidió con su pupilo: "No recuerdo algo semejante en todas mis participaciones en el Tour. No me extrañaría que llegáramos a París con una media de velocidad de 40 kilómetros por hora. En cualquier caso, es un mérito añadido al trabajo que está haciendo Induráin. No cabe duda de que tanto él como Chiappucci son los dos mejores".

Menos preocupado por la velocidad, Franco Chioccioli dio rienda suelta a su alegría. El gran corredor del GB fue padre por segunda vez el pasado sábado. Por ello dedicó su victoria a Alessio, su nuevo retoño. "He cumplido mis objetivos en este Tour. Desde San Sebastián me propuse ganar una etapa y he cumplido mi promesa. Lástima que en la montaña no me haya encontrado como hubiera deseado. Tal vez mi puesto en la general sería otro", comentó.

También exultante de gozo, Laurent Jalabert, del equipo ONCE, agradeció el gran trabajo de sus compañeros, que le permitió recuperar el jersey verde, el relativo a la regularidad en las llegadas: "Ha sido formidable. En el último ascenso, Stephens ha mantenido un ritmo muy bueno y me ha llevado en las mejores condiciones hacia la cima. Sólo me quedaba efectuar el descenso entre los primeros para preparar el sprint. Estoy muy contento de haber recobrado el maillot, ya que es el gran objetivo de nuestro equipo en lo que queda de carrera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de julio de 1992