Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La BBC debe elegir entre la rentabilidad comercial o cultural

British Broadcasting Corporation (BBC), la radiotelevisión pública británica, está en una encrucijada. El modelo seguido hasta ahora parece haberse agotado, y para el futuro se perfilan dos grandes opciones: la comercial, que supondría la introducción de publicidad, y la cultural, con una fuerte reducción de los gastos y una estricta especialización. Esta segunda alternativa se perfila como la más probable. La dirección de la BBC y el ministro del Patrimonio, David Mellor, celebrarán esta semana un seminario de reflexión para esbozar el diseño de la televisión pública a partir de 1995, año en que expira la carta que regula la corporación. Los directivos calculan que la corporación, cuyo presupuesto anual ronda los 150.000 millones de pesetas, entrará en pérdidas el año próximo, con un déficit de unos 18.000 millones si no se recorta inmediatamente la plantilla. El recorte afectaría a 10.000 de los 25.000 empleados.

La BBC afronta estos momentos cruciales semiparalizada por el enfrentamiento del actual director general, Michael Check land, con su ya designado suce sor a partir de 1993, John Birt Birt prefiere la financiación vía impuestos, pero opina que ese dinero debe emplearse en hacer de la BBC una empresa de tamaño reducido, con una programación basada casi completamente en informativos y espacios culturales de máxima calidad. Birt quiere privatizar las emisoras de radio, a excepción del servicio mundial de noticias.

Ambos expondrán sus argumentos al ministro del Patrimonio, David Mellor, en un seminario de reflexión que comenzará mañana, miércoles, en la localidad costera de Bath. Mellor, a diferencia de algunos de sus colegas en el Gobierno conservador, no alberga especial animadversión hacia la BBC y su presunto izquierdismo:

Mellor opina que el mejor sistema de financiación es el actual (el impuesto por tenencia de televisor, que asciende a unas 15.000 pesetas anuales), en detrimento de la opción publicitaria.

El enfrentamiento entre Checkland y Birt es especialmente áspero en lo referente a Eldorado, un culebrón que la BBC rodará en España. Birt ha calificado privadamente de "escándalo" el gasto de unos 2.000 millones de pesetas en la construcción de un pueblo artificial en la Costa del Sol como decorado permanente de la serie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992