Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Resultados discretos

La Bolsa española continúa pegada a los resultados discretos, ya que la ausencia de decisiones concretas mantiene estancados volumen de contratación y precios. Si hay alguna lectura positiva, aunque sea un tanto forzada, hay que buscarla en la nula reacción de esta Bolsa ante la toma de beneficios que registraron los grandes mercados en la tarde anterior.Ayer, los inversores españoles se desayunaron con una subida de más de 575 yenes en Tokio, un dato que tan solo provocó envidia, ya que el mercado español no está para esos trotes. La jornada discurrió en el mismo tono que en los días anteriores, con tanteos especulativos en unos cuantos valores, toma de beneficios en aquellos que han subido algo en las sesiones precedentes y una laguna total respecto del futuro, lo que limita la mayor parte de la actividad a los movimientos institucionales, que buscan más los ajustes que la ampliación o el abandono de posiciones.

El resultado de todos estos escarceos del dinero y el papel es el convencimiento de que el nivel del 250% es mas que una resistencia o un soporte, pues se está convirtiendo en la referencia obligada de cara al futuro, sea cual lea. El índice recuperó otras 24 centésimas que le atan aún más a la obligada referencia del 250%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS