ETA descalifica a HB o como negociador sin la ayuda de las armas

ETA desprecia la capacidad de HB para hacer valer sus tesis en una negociación política sin la ayuda de las armas. Esto sostiene, en síntesis, la circular de la cúpula etarra, que rehusa ceder el protagonismo a su brazo político por temer la "descafeinización" de sus reivindicaciones. ETA acusa, además, de "propiciar dinámicas escisionistas" a los ex dirigentes de HB Txema Montero e Iñaki Esnaola.

ETA rechaza tajantemente, en esta circular interna, la pretensión de algunos críticos que plantean que la organización terrorista se limite a negociar aspectos técnicos con el Gobierno central y que sea HB la que trate de cuestiones políticas con los partidos vascos. "De entrada, y ateniéndonos solamente al tema de la interlocución, no es difícil atisbar las consecuencias que ello acarrearía: el rebajamiento de contenidos políticos, la 'descafeinización de la alternativa', por cuanto ésta se iba a sopesar en función de la correlación de fuerzas entre HB y el resto de partidos".La cúpula etarra pulveriza también la pretensión de los disidentes, que defienden "que ETA debería declarar previamente una larga e incluso indefinida tregua, o bien que HB tendría que denunciar públicamente la inoportunidad de la lucha armada, exigiéndole a ETA una tregua incondicional".

En la circular, la dirección etarra denuncia a quienes "recientemente han intentado -y siguen intentándolo- propiciar dinámicas escisionistas (Iñaki Esnaola y Txerna Montero, si bien desde intereses y mecánicas diferenciados)". Ambos ex dirigentes de HB han marcado distancias respecto de la "lucha armada" o aspectos de la misma.

ETA, que reconoce un "estancamiento político", también. arremete contra "personas cuyo carácter narcisista se convierte en un handicap a la hora de desarrollar tareas que no conlleven niveles de fuerte protagonismo (JM, X ... )", presuntamente los fundadores de ETA Julen Madariaga y José Luis Álvarez Emparanza, Txillardegi.

Página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de febrero de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50