Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los créditos morosos de los bancos crecieron un 44% durante 1991, y los de las cajas de ahorro, un 31%

Los créditos morosos de los bancos españoles (aquellos que tardan más de 90 días en devolverse después de la fecha de vencimiento) crecieron durante el pasado año en 256.000 millones de pesetas para situarse a 31 de diciembre en 835.000 millones de pesetas. Esta cifra supone un incremento del 44% sobre la cifra registrada al final de 1990, según el avance de datos en poder del Banco de España.Por su parte, las cajas de ahorro soportaron una subida de los créditos morosos de 137.000 millones de pesetas, lo que supone un aumento del 3 1 %. El montante de este apartado al final de 1991 en las cajas era de 574.000 millones de pesetas que sumados a los 835.000 de la banca reflejan una cifra global de morosidad del sistema financiero de 1,4 billones de, pesetas.

El crecimiento de la mora, como se la conoce en el argot bancario, ha sido uno de los motivos principales de preocupación en el pasado ejercicio por parte de los gestores bancarios, ya que han tenido que provisionar fuertes cantidades y por lo tanto rebajar la cifra de beneficios. El índice de morosidad es un termómetro fiel de la economía y el enfriamiento económico del pasado año ha quedado reflejado en estas cifras.

Un dato positivo que resaltan medios del sector es que si la media de crecimiento interanual de los morosos en el primer semestre del año fue del 65%, esa cifra cayó hasta el 26% en el segundo semestre cuando hubo mayores síntomas de actividad económica.

Medios cercanos a la Asociación Española de Banca reconocen que el incremento es muy alto pero que la tendencia al menos no es negativa en los últimos meses. Así, en, el pasado mes diciembre los bancos rebajaron los créditos morosos en 8.000 millones de pesetas. Las cajas de ahorro también bajaron en ese mes su morosidad en 10.000 millones de pesetas. Las cifras de Grial de año suponen que se encuentran en morosidad el 3,36% del total de inversión crediticia de la banca frente al 2,64% de final de 1990. Las cajas de ahorro al final de 1991 contaban con el 4,6% de su créditos en morosidad frente al 4, 1 % de final de 1990.

Medios cercanos a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) explican la mayor morosidad de estas entidades por estar más implantadas en el mercado de particulares y tener más connotaciones políticas en la gestión.

El incremento de los morosos ha hecho que varias cajas de tamaño pequeño y mediano hayan creado departamentos para gestionar exclusivamente estos créditos y tratar de recuperarlos lo antes posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de enero de 1992