Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar impone un acuerdo 'in extremis' en el PP catalán al amenazar a los críticos con suspender el congreso

El ultimátum dado ayer por José María Aznar al sector crítico para que pactara una candidatura para el comité provincial de Barcelona, bajo la amenaza de suspender el congreso previsto para mañana, forzó el acuerdo cuando apenas faltaba media hora para que concluyera el plazo. El candidato a la presidencia de la Generalitat, Aleix Vidal Quadras, tiene finalmente luz verde para presidir el partido en Barcelona y en Cataluña, aunque ha tenido que ceder el control de los comités ejecutivos a los seguidores de Jorge Fernández Díaz.La jornada de ayer fue decisiva para cerrar, al menos oficialmente, la crisis del PP catalán. Por la mañana, los críticos estaban decididos a presentar candidatura incluso si Fernández Díaz mantenía sus reservas, convencidos de que éste acabaría por encabezar la lista. A partir de mediodía las negociaciones transcurrieron de una manera casi convulsiva. Las conversaciones -dirigidas por Jesús Sepúlveda, adjunto del delegado designado por Aznar para resolver la crisis, Javier Arenas- se suspendieron, básicamente porque los críticos estaban consiguiendo sacar adelante todas sus exigencias, pero no había un compromiso de que ello signifIcara renuncia a presentar una candidatura.

Más tarde se incorporó Javier Arenas, llegado de Sevilla. Arenas, ante lo inestable del pacto, lanzó el ultimátum de Aznar: habrá una conferencia de prensa a las siete de la tarde y si para entonces los críticos no han aceptado la candidatura de unidad el congreso se suspenderá. Fernández Díaz se desplazó al despacho del concejal Enrique Lacalle para reunirse, entre otros, con su hermano Alberto, Juan Carlos Giménez Salinas, Maria Dolors Montserrat y Joan Esteve Oriol, el único que no aceptaba el pacto. Aunque la posición inicial era la de mantener el enfrentamiento, los reunidos terminaron aceptando la candidatura pactada, en la que sus miembros poseen la mayoría pese a que VidalQuadras ocupa la presidencia.

A las 19.30 horas, Vidal-Quadras, Fernández Díaz y Arenas anunciaban el pacto, que no cierra ninguna de las heridas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de noviembre de 1991