Cavaco Silva logra por segunda vez la mayoría absoluta en Portugal

Aníbal Cavaco Silva, primer ministro de Portugal y líder del Partido Social Demócrata (PSD), logró ayer un importante triunfo político al alcanzar por segunda vez en cuatro años la mayoría absoluta en las. elecciones legislativas para designar a los 230 miembros que integran la Asamblea de la República. Sus partidarios se volcaron anoche a las calles de Lisboa en una ruidosa y masiva celebración poco después de conocer la victoria del PSD. La abstención, de casi el 32%, fue seis puntos más alta que en 1987.

El Partido Social Demócrata (PSD) logró, después de cuatro años de Gobierno, casi los mismos resultados que entonces: el 50,9% de los votos; el Partido Socialista (PS), encabezado por su secretario general y alcalde de Lisboa, el abogado de 52 años Jorge Sampaio, no logró el crecimiento que le daban los sondeos y que esperaban los propios dirigentes, aunque con el 29,1 % sube casi seis puntos. Cavaco Silva continuará, pues, al frente del Gobierno de Portugal, cargo que ejerce desde 1985, por otros cuatro años más, durante los cuales Portugal ejercerá su turno de presidencia de la Comunidad Europea y se integrará en el mercado único.La Coalición Democrática Unitaria (CDU), encabezada por el economista de 47 años y vicesecretario general del Partido Comunista Portugués, Carlos Carvalhas, obtuvo el 8,9%, casi cuatro puntos menos que en las anteriores legislativas, un resultado por debajo del 10% que se planteaba como objetivo mínimo.

El Centro Democrático Social (CDS), encabezado por el profesor y ex viceprimer ministro de 50 años Diogo Freitas do Amaral, alcanzó casi los mismos resultados que en las legislativas anteriores, el 4,4%. El dirigente presentó anoche su dimisión, a la vista de los resultados.

La composición del Parlamento portugués, según los resultados provisionales, quedará así: PSD, entre - 128 y 138 diputados, superando cómodamente la mayoría absoluta; PS, entre 73 y 83; CDU, entre 11 y 14, y CDS, entre 4 y 7 representantes.

La novedad estaría en el logro de un escaño por parte de un grupo de reciente creación, el Partido de la Solidaridad Nacional (PSN), que recoge las expectativas de los jubilados, y de otro escaño por parte del troskista Partido Socialista Revolucionario (PSR).

Cavaco había apostado fuerte al anunciar durante la campaña que no se mantendría al frente de un Gobierno de coalición. La postura del primer ministro fue respaldada, como en 1987, por sectores diversos de la población, animados por variadas motivaciones que confluyen en el líder, acentuadas por el vínculo carismático. El cavaquismo dura.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El caso de España

El crecimiento de la economía portuguesa, sin embargo, fue el telón de fondo que condicionó fuertemente los comportamientos políticos en estas elecciones. En unas declaraciones publicadas el pasado viernes, el primer ministro citaba el caso español para apoyar sus argumentos: "En España tienen mayoría absoluta desde hace 10 años, y es por eso que han podido responder a los múltiples desafíos que debieron afrontar".Anoche, tras conocer su victoria, el primer ministro dijo sentirse "muy feliz" por el resultado, confiar en la capacidad del pueblo portugués "para afrontar los desaflos de una situación internacional compleja y de la integración en la CE". También ofreció "un diálogo constructivo" a la oposición. "El vencedor es Portugal", dijo.

El socialista Sampaio manifestó su decepción personal por los resultados, "ya que esperaba bastante más"; pero dijo que el crecimiento electoral de su partido era el mayor desde 1983 y que se encontraba en un momento "de resurgimiento". "No se logró el objetivo de ganar pero seguiremos con determinación y serenidad trabajando en el futuro", agregó.

El líder comunista Álvaro Cunhal, por su parte, admitió que los resultados eran "una derrota seria" para su partido y que CDU no había alcanzado los objetivos planteados. Añadió, sin embargo, que no era "el principio del fin" de su partido y se ratificó en el análisis de la situación portuguesa. "La vida demostrará que teníamos razón", concluyó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción