Una victoria a ciegas

El Logroñés se impuso el martes por 3-1 al equipo de invidentes de la ONCE de La Rioja en un partido amistoso de fútbol sala. El jugador Rubén, de la ONCE, marcó el primer gol del encuentro cuando los blanquirrojos, con un antifaz en su rostro que les anulaba la visión, se encontraban despistados intentando orientarse por el sonido que emitía el balón al que se le colocaron unas chapas metálicas. Rosagro empató el encuentro, marcando más tarde Polster -que aparece en la foto, a la derecha, guiándose con la ayuda de un compañero- y el guardameta Lopetegui, que en la segunda parte abandonó la portería, según informa Ovi Alberola.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción