Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Aragón abrió las fiestas de San Isidro con un pregón 'dabuten'

"Las cosas de mi Madrid son cosas que repercuten. Por eso mi pregón, don Agustín, quiero que sea dabuten". Con estas palabras y otras dedicadas al alcalde comenzaba el pregón de las fiestas de San Isidro 1991, leído ayer por el cómico y presentador Emilio Aragón en una Plaza Mayor abarrotada de gente. Al grito de "¡Guayyyy... !",lanzado por Agustín Rodríguez Sahagún y coreado por las miles de personas que llenaban la plaza, Milikito se acercó a los micrófonos con un "iHola, Madrid!" que encontró amplia respuesta.Vestido con chaqueta, pero sin las tradicionales playeras blancas, el colega Andrada -ese pasotílla de barrio del programa Vip noche de Tele 5- habló de "un Madrid postinero y de otro de abuelas y retirados". Por medio de ripios hizo un recorrido por "el Madrid del Rastro, de la Gran Vía, Vallecas y el Retiro".

Chatos y gallinejas

No se olvidó tampoco de los tres equipos de fútbol más destacados de la ciudad ni del pincho de tortIlla, los chatos y las gallinejas. Con un "¡Viva Madrid, que es mi pueblo!" concluyó el primer pregón de la vida de este miembro de una dinastía de payasos. Pero la chiquilleria no dio por concluido el acto hasta gritar a viva voz aquello de Te huelen los pies o Cuidado con Paloma.

Cinco minutos después, la entrada a la sede de la Junta Municipal de Centro, desde cuyo balcón se pregonó San Isidro, aparecía llena de niños que esperaban que Emilio Aragón bajase a firmarles autógrafos. Quien echaba firmas desde hacía un buen rato era José María Ruiz-Mateos, candidato de un partido que promete "barrer una serie de cosas de Madrid". El palco presidencial también contó con la presencia de otros alealdables durante la lectura del pregón.

Las fiestas, que se celebran hasta el 19 de mayo, costarán 200 millones de pesetas. Los lugares hab Ituales, Plaza Mayor o Las Vistillas, servirán de escenario para unas 150 actividades para todos los públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de mayo de 1991