Graeme Souness, nuevo entrenador del Liverpool

El escocés Graeme Souness será el entrenador del Liverpool para la próxima temporada, según anunció ayer oficialmente el club Souness, según estimaciones periodísticas, podría establecer una plusmarca británica al cobrar una ficha anual de medio millón de libras (unos 90 millones de pesetas). La noticia se produce tres días antes de una reunión de la UEFA en la que se podría readmitir al Liverpool en Europa.

Tras la inesperada dimisión de Kenny Dalglish a finales del mes de febrero, Souness se había borrado de la lista de candidatos alegando que su futuro era seguir entrenando al Glasgow Rangers. Su relación con el club protestante sobrepasa el papel de técnico. También es directivo y ha invertido unos 100 millones de pesetas en acciones. del club.Además, Souness ha revolucionado la vida de los azules desde su llegada en calidad de entrenador-jugador en 1986, procedente del Sampdoria italiano. Los Rangers, con dos puntos de ventaja sobre el Aberdeen, son favoritos para conseguir su cuarto título de Liga en las cuatro temporadas del régimen de Souness.

Al mismo tiempo, ha roto moldes. Primero, porque puso freno y marcha atrás al éxodo de jugadores escoceses hacia Inglaterra. Incluso empezó a fichar a internacionales ingleses. Entre ellos se incluye el extremo Mark Walters, el primer jugador negro que vistió la camiseta azul. Luego, con el fichaje del católico Mo Johnston, casi provocó una guerra santa en la ciudad escocesa. También ha realizado espectaculares gestas con el talonario. En cuatro años ha gastado 288 millones en 37 fichajes.

Entretanto, Souness seguía jugando hasta que el 28 de abril de 1990, cuando estaba a punto de cumplir los 37 años que ahora tiene, salió con la camiseta número 14 en el último partido de Liga en el estadio de Ibrox.

Protesta del Glasgow

David Murray, presidente del Glasgow Rangers, anunció ayer que exigiría del Liverpool una "seria compensación" por haberle arrebatado a su entrenador, informó la agencia Reuter. Murray, muy molesto por el hecho de que el Liverpool contactó directamente con Souness, en lugar de hablar con él, señaló: "Interpondremos una demanda contra ellos".Souness, que cobraba unos 35 millones de pesetas por año en el Glasgow, todavía tiene dos años de contrato pendiente con esta entidad, por lo que el Liverpool podría verse frente a una solicitud de indemnización de 90 millones de pesetas. "Souness ha cometido el mayor error de su vida y el tiempo lo demostrará", comentó Murray.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50