Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil rompe su silencio para atacar a Mendoza en el inicio de la campaña electoral en el Real Madrid

Jesús Gil, el presidente del Atlético de Madrid, fue el protagonista indirecto en la asamblea del Real Madrid del pasado domingo al ser criticado por Ramón Mendoza en distintas fases. Como consecuencia de ello, el dirigente rojiblanco dejó de lado su silencio de los últimos meses para contestar duramente a su ya ex homólogo madridista justamente en el comienzo de la campaña electoral en el club blanco. Por otro lado, Gil inició ayer las renovaciones de sus propios jugadores y llegó a un acuerdo con Tomás y Juan Carlos. Hoy empezará a negociar con el internacional Manolo.

"¿Cómo se puede presentar a alcalde de Marbella un hombre que hizo lo que hizo en Los Ángeles de San Rafael [en los años 60 se hundió un restaurante de Gil en esta urbanización segoviana y hubo decenas de muertos]?". Esta frase de Mendoza fue la que más molestó a Gil: "El resucitar ese asunto en relación con lo de Marbella no ha gustado a los madridistas de categoría. Mendoza se olvida, porque lo más seguro es que estaba de confidente de la KGB cuando ocurrió la desgracia, que fue un accidente y que yo afronté toda la responsabilidad. Gracias a mi declaración, salieron de la cárcel mis colaboradores. Hasta el ministerio fiscal fue mi defensor. Confunde un delito culposo, como un accidente, con uno doloso, como una falsificación, una apropiación indebida o un llevarse lo que no es de uno".El presidente del Atlético aseguró que sigue preocupado por el problema arbitral pese a que Mendoza le acusara de no quejarse ya de los colegiados: "Recurre a un hecho puntual, el partido ante el Valencia. Comprendo que, después de haber vivido en un fraude permanente que les ha beneficiado, diga eso ahora. Se cree el ladrón que todos son de su condición. El sábado, el arbitraje fue malo. Pero lo que no se puede permitir es el antifútbol. Con él se roba al espectador, ya que paga por 90 minutos y sólo se le dan 30. Yo llevo trabajando mucho tiempo para arreglar el arbitraje: para que no perjudique al Atlético y sea imparcial para todos. El problema es que, cuando no te quitan nada, ya es un éxito enorme".

Según Gil, el tema arbitral está en vías de solución: "Hay una comisión, que él [Mendoza] ha aprobado, para planificar y resolver el problema global, pero acaba de empezar a funcionar. El caso es grave y se ha planteado en Barcelona con las máximas autoridades del fútbol, pero Mendoza no acudiór. Joseph Blatter, el secretario general de la FIFA, coincidió conmigo en que hay que acabar con el antifútbol y en que el arbitraje se va a arreglar. Mendoza es el vicepresidente económico de la Liga de Fútbol Profesional, pero no se entera de nada porque ni ve ni entiende. Dudo de que sepa sumar, aunque sí sabe restar".

Para Gil, Mendoza es el único culpable de los males de su club. Según él, ya lo había viaticinado Santiago Bernabéu antes de su fallecimiento: "Los socios del Madrid están preocupados por el prestigio de la sociedad, cuya historia y categoría nadie puede discutir, y el domingo pudieron ver que el único culpable es este señor, que les tomó el pelo. Pudieron comprobar lo que ya dijo Bernabéu en su lecho de muerte: "Prometerme que Mendoza jamás será presidente del Real Madrid'. Los entonces presentes pueden confirmar que esto es verdad". Gil también acusó a Mendoza de "haber demostrado apoyo y haber financiado a los ultrasur".

"Yo no sabía que la culpa de los fichajes de Spasic y compañía, de las derrotas en la Liga, de su ridículo..., la tenía yo", insistió Gil. "Todos los males me los imputa a mí. ¿Pero qué culpa tengo yo de que me haya regalado 35 millones por Hierro y 10 por Milla, o de que haya pagado más de 150 a Schuster para que juegue con nosotros, o de que, por su soberbia, se enfrentara con los representantes de Juanito y Vizcaíno? Quizá se ha llevado mejor con los representantes de Hagi y Spasic porque se prestaban al cazo. Yo jamás he utilizado a terceros para justificar los males de nada. Jamás he utilizado a mis colaboradores para justificar mis errores", afirmó.

Renovaciones

Gil resolvió ayer las renovaciones de algunos jugadores. Les tocó el turno a los defensas Tomás y Juan Carlos. El gallego renovó por dos temporadas más y con el leonés, que termina su contrato al final de la actual, llegará a un acuerdo en los próximos días. Gil negociará hoy con Manolo. De momento, no ha tratado ni con Schuster ni con Ivic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 1991

Más información

  • La culpa de los males madridistas es exclusiva de su ex presidente, según el atlético