Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desencanto en los mercados internacionales

El desencanto producido entre los inversores al poderse comprobar que la guerra del Golfo no será ni corta ni fácil se reflejó en las cotizaciones bursátiles internacionales, que en general tendieron a la baja durante la primera sesión de la semana. En opinión de los analistas, las Bolsas fluctuarán erráticamente hasta que no se obtenga más información respecto a la posible duración o desenlace del conflicto bélico. Aparentemente, las herramientas usuales de los analistas, tales como el análisis técnico y fundamental junto a las previsiones macroeconómicas, son en estos momentos inútiles para predecir la dirección de los mercados. En este contexto, la Bolsa parisina cedió un 0,43%, mientras que la de Londres cayó un 0,89%. Por su parte, Francfort perdió algo más de un 1%, ya que el ánimo pesimista se vio acrecentado por las noticias provinientes de Letonia, así como por la derrota electoral del canciller Kohl en el Estado de Hesse. En otro orden de cosas, la cotización del petróleo se fortaleció ligeramente, llegando la cotización del Brent para entrega en febrero hasta los 19,15 dólares, es decir, 30 centavos más que el día anterior. Mientras, el oro, tras los fuertes descensos de la semana precedente, se estabilizó en torno a los 378 dólares por onza. Otro de los valores refugio, es decir el dólar, cedió nuevamente, debido, en parte, a los malos fundamentos económicos y a la percepción de que el G-7, reunido en Washington, no hará ninguna declaración en favor del billete verde.La Bolsa de Nueva York cerró ayer a 2.692 puntos en el índice Dow Jones, con un descenso de 17,57 puntos con respecto al viernes; al tiempo que el volumen de contratación se mantenía relativamente elevado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1991