Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares de Juan Pablo I niegan la versión oficial de su muerte

El hermano y la sobrina de Juan Pablo I, fallecido el 28 de septiembre de 1978, 33 días después de haber sido elegido papa, han declarado ahora que no murió en la cama leyendo el Kempis como ha mantenido desde entonces la versión ofivial del Vaticano, sino cuando trabajaba en su despacho con un documento secreto. El Papa, han añadido, tampoco fue encontrado muerto por el miembro de la curia John Magee, sino por la monja Vincenza, que lo atendía habitualmente. El Vaticano prefirió ocultarlo "por que no parecía bien que una monja entrara en su habitación", ha dicho Pía, la sobrina de Juan Pablo I. El testamento de Albino Luciani, apodado El Meteorito por la brevedad de su pontificado, también desapareció, según afirman los familiares. La revelación de Eduardo Luciani, presidente de la Cámara de Comercio de Belluno, y de Pía, profesora de literatura, removerá una muerte siempre considerada misteriosa. Página 16

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991