Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar advierte que pondrá "toda la carne en el asador" para refundar el PP en Cataluña

El presidente del Partido Popular (PP), José María Aznar, aseguró ayer en Tarragona que en ningún caso renunciará a "una renovación a fondo" del partido en Cataluña y advirtió a los dirigentes que se niegan a aceptar el liderazgo de Alejo Vidal-Quadras que iba "a poner toda la carne en el asador" para alcanzar los resultados que se ha marcado.

Mientras Aznar hablaba así, los cargos públicos del PP en Barcelona se reafirmaban en el rechazo a Vidal-Quadras, y aseguraban que Aznar "se ha equivocado de método y de persona".Con este clima enrarecido, Aznar inició ayer un viaje de tres días a Cataluña en el que mantendrá diversas entrevistas institucionales -entre ellas con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol- y, por el contrario, ninguna reunión con los órganos dirigentes del PP de Barcelona, que han entrado en abierta discrepancia con él a causa de la suspensión del congreso provincial previsto para diciembre. Aznar aplazó el martes este congreso a la vista de que su candidato, Vidal-Quadras, iba a ser derrotado casi con absoluta seguridad por una candidatura alternativa en la que figurarían los principales dirigentes del partido en Barcelona.

Prueba de fuerza

Los componentes de esta candidatura han decidido acatar la decisión de Aznar y disolverla, pero no sin dar una prueba de su fuerza. Para ello comparecieron conjuntamente ayer por la tarde en una conferencia de prensa Antoni Albesa y Alberto Fernández Díaz, dos de los tres concejales del PP en el Ayuntamiento de Barcelona; los diputados autonómicos por Barcelona -con la excepción de Vidal-Quadras-; el vicepresidente provincial, Joan Esteve, y la mayoría de dirigentes comarcales.

Los convocantes mostraron sin tapujos su rechazo a lo que consideran una "inadmisible e injustificada intromisión" de la dirección nacional al imponer el líderazgo de Vidal-Quadras, según afirmó Esteve.

Mientras Aznar repetía en Tarragona que no conocía la existencia de esa candidatura, sus integrantes replicaban: "Quizá no nos conoce porque nosotros nos dedicamos a trabajar mientras otros [en referencia explícita a Vidal-Quadras y al diputado Manuel Milián] hacen pasillos en Génova, 13 [sede central del PP, en Madrid]".

El mensaje del presidente nacional del PP a estos militantes, sin embargo, fue claro: "No les quepa ninguna duda de que voy a poner toda la carne en el asador para conseguir los resultados que me he trazado, y los voy a conseguir". Aznar añadió que tenía intención de visitar más a menudo Barcelona y Cataluña en los próximos meses para dirigir personalmente la refundación.

El rechazo de las bases se debe, según explicó Esteve, a que la dirección nacional ha cometido todos los errores posibles. "Han empezado imponiendo un líder, dando por sentado que luego vendría el programa, cuando las cosas deben hacerse al revés. Y luego, cuando su candidato ha dado a conocer sus ideas, ha dicho que quería un partido de cuadros. Eso es exactamente lo contrario de un partido popular e interclasista como el nuestro y como los partidos democristianos de Europa", dijo.

Aznar justificó sus decisiones relativas a Cataluña -que empezaron exigiendo al presidente del PP en Cataluña, Jorge Fernández Díaz, que renunciara a su liderazgo y lo cediera a Vidal-Quadras- al manifestar: "Quiero un partido abierto en Cataluña y no tendría ninguna lógica que la renovación del partido en todas partes no se produjera también en Cataluña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1990

Más información

  • Dirigentes catalanes denuncian la "inadmisible injerencia" de la dirección