Di Stéfano se hace cargo del Madrid mientras se negocia el fichaje de Luis Aragonés

Alfredo di Stéfano se hace cargo desde hoy de la dirección técnica del Real Madrid, en compañía de Ramón Moreno Grosso y José Antonio Camacho, en una situación de interinidad, "que puede durar sólo varios días o hasta el final de la temporada", mientras el club trata de contratar a un nuevo entrenador. En relación con el sustituto definitivo del galés John Toshack, Ramón Mendoza, el presidente madridista, ha negociado durante la semana con su homólogo del Español, Julio Pardo, el fichaje de Luis Aragonés, que se confesó decidido a aceptar el puesto siempre que las dos entidades se pusieran de acuerdo.

Mendoza y Pardo siguieron hasta ayer mismo las conversaciones que entablaron el pasado martes para el traspaso de Luis, según pudo confirmar ayer este diario de fuentes próximas al dirigente españolista. El propio Luis, que hace 15 días ratificó unos tanteos iniciales por parte madridista "a través de un intermediario", negó ayer, sin embargo, cualquier tipo de negociación directa. "Es cosa de los dos clubes", dijo. "Si se pusieran de acuerdo", añadió, "yo no tendría ningún inconveniente en ir al Madrid. Pero no deseo ser utilizado".Julio Pardo, que ni confirmó ni desmintió las negociaciones, prefirió no ofrecer ninguna declaración: "Dejen pasar dos o tres días, por favor". El dirigente blanquiazul no ve con bueno ojos un cambio inmediato de entrenador, sobre todo a escasos días de enfrentarse al Valencia en el campeonato de Liga. Su deseo es aplazar las conversaciones hasta la semana próxima. La ausencia de Barcelona de dos directivos de gran peso decisorio en el club, como son Jorge Malet, vicepresidente para asuntos económicos, y, José Luis Perelló, vicepresidente para asuntos sociales, es otro de los problemas que podría retrasar la solución, en un sentido u otro, del tema.

A pesar de su característico hermetismo, Luis reconoció que la idea de entrenar al Madrid le seduce: "No puedo negarlo. Aunque me encuentro muy a gusto en el Español, me gustaría dirigir al Madrid. El reto es muy importante y la Copa de Europa tiene un atractivo especial para mí. No obstante, que quede claro que yo me debo al club que me paga actualmente". El Real Madrid ha ofrecido al técnico 120 millones de pesetas por lo que resta de temporada, cantidad muy superior a la que actualmente cobra en el Español.

Luis se concentró con su jugadores a mediodía, en un hotel, para preparar el partido de la Copa del Rey que anoche disputó el Español ante el Torrevieja, con victoria y clasificación por 3-0. Alrededor de las dos de la tarde, recibió una llamada telefónica de Pardo y, después de almorzar con aquéllos, se recluyó en su habitación dando órdenes de que no le pasaran ninguna más. Personas próximas al técnico informaron que durante la comida éste comentó la oferta recibida y el delicado momento en que se había producido.

En el ambiente españolista se veía como "muy factible" el trasvase del Luis al Madrid. No obstante, fuentes próximas a Pardo calificaban el asunto como "peliagudo". Y es que a la directiva del Español le preocupaba la reacción de su masa social. Luis es actualmente la estrella del club. Se le considera el artífice de la situación relativamente cómoda que goza el equipo en la tabla clasificatoria y su marcha podría originar muchos problemas a la junta de Pardo. "Es humano que Luis tenga deseos de fichar por el Madrid", manifestaron personas cercanas a Pardo, "pero hemos de sopesar los pros y los contras de la operación, que, indudablemente, tendría que ser muy beneficiosa para nosotros". La misma fuente afirmó: "Es una operación complicada, pero de producirse tenemos que ser lo suficientemente listos para intentar sacarle hasta la camisa al Real Madrid"

La posibilidad de que Luis pudiera ser el nuevo entrenador del Madrid preocupa a su más directo rival, el Barcelona. Un directivo azulgrana aseguró: "Sería perjudicial para nuestros intereses porque es un gran técnico". Luis goza de un merecido prestigio entre la directiva azulgrana después de salvar al presidente, Josep Lluís Núñez, ganando una Copa del Rey en condiciones precarias y tras la rebelión de la plantilla. El madrileño, que pasó voluntariamente al paro cuando el club fichó a Johan Cruyff, mantuvo conversaciones la temporada pasada con el vicepresidente Joan Gaspart como posible recambio del holandés. Es más, Gaspart intervino directamente en su contratación por el Español, durante el Mundial de Italia 90. Nada extrañaría, por tanto, que la directiva azulgrana hubiera tratado de boicotear la negociación Madrid-Español.

Antic, el recambio

Una de las posibilidades, de producirse el fichaje, sería que el yugoslavo Radomir Antic fuese el recambio en el Español. El Madrid se haría cargo de su ficha y además, compensaría al club blanquiazul con dinero y jugadores. Antic es quien estaba destinado a preparar al Español, pero la directiva desestimó su opción cuando Luis le dio el "sí".

Mientras fructifican o no las negociaciones con Luis, Mendoza resolvió que Di Stéfano se haga cargo provisionalmente del conjunto madridista. A media tarde de ayer, fue su propio asesor técnico el que compareció ante los periodistas en el estadio Bernabéu para confirmar el nuevo cometido que se le ha encomendado: "Soy un empleado del club. Va a ser una especie de triunvirato. Lo formaremos Grosso, Camacho y yo. Además, contaremos de nuevo con la colaboración de Fernando Mata como preparador físico [Toshack le había relegado a las secciones inferiores del club]. Incluso las alineaciones las haremos entre todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de noviembre de 1990.

Lo más visto en...

Top 50