Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil destituye a su entrenador Luyk

Clifford Luyk, entrenador del Atlético de Madrid-Villalba, fue destituido ayer de su cargo después de la reunión que mantuvo con el presidente Jesús Gil. El malestar existente provocado por los resultados adversos del Atlético en las nueve primeras jornadas de Liga ha tenido como consecuencia el despido de Luyk, a pesar de que Manel Comas, posible sustituto del técnico rojiblanco, desestimó ayer la oferta realizada por Gil.

La razón dada por el presidente atlético al hasta ayer entrenador de su equipo de baloncesto, es que le considera el único culpable de la actual situación, según declaró Luyk a la salida de la reunión. A pesar de que le restaban esta temporada y otra más de contrato, Luyk no cree que vaya a existir ningún problema económico.Con este despido se cierra una relación ciertamente curiosa que nació el día en que el Atlético de Madrid se convirtió en dueño del equipo de la sierra. Clifford Luyk había sido fichado con anterioridad, y la llegada de Jesús Gil al mundo del baloncesto dio paso a la primera crisis. El autoritario presidente atlético no vio con agrado el tener en su banquillo a un ex madridista, e intentó contratar a George Karl, también con pasado blanco, pero que contaba con la inmejorable tarjeta de visita de haber sido despedido por Mendoza. Karl se negó a cualquier tipo de negociación mientras Luyk estuviese contratado, y el antiguo segundo entrenador del Real Madrid pudo mantener el puesto y comenzó la temporada en aparentes buenas relaciones con su presidente.

Los buenos resultados logrados en los torneos de pretemporada -victorias sobre el Real Madrid y al Estudiantes- crearon grandes expectativas, pero las limitaciones técnicas del equipo, junto a las lesiones de sus dos extranjeros -primero Berry y posteriormente Jones-, han colocado al Atlético de Madrid en la penúltima plaza de la clasificación, con siete derrotas en nueve partidos.

Posición desagradable

Los intentos de contratación de Comas habían puesto a Luyk en una posición ciertamente desagradable, pero el técnico nacido en Estados Unidos no tenía la intención de dimitir y confiaba en que futuros buenos resultados le consolidasen en el puesto.

Con el cese de Clifford Luyk y la negativa de Comas, se abre un compás de espera sobre la contratación del futuro técnico rojiblanco.., Entre los posibles nombres se encuentra el de George Karl, actualmente dirigiendo al equipo de Albany, en la Liga comercial norteamericana (CBA), pero que en caso de recibir una oferta tiene la seguridad de sus dirigentes de que no le impedirán aceptarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 1990

Más información

  • BALONCESTO