GENTE

Carlos Cardús,

piloto de Honda al que sólo le faltan un segundo y un tercer puestos en los dos últimos grandes premios de la temporada para convertirse en el nuevo campeón del mundo de motociclismo de la categoría de 250cc, reconoció ayer haberse equivocado al lanzar un corte de mangas al aire justo en el momento en que, en la vuelta de honor del Gran Premio de Checoslovaquia ganado por el Tiriti, le superaba su máximo rival el norteamericano John Kocinski (Yamaha). "Fue un gesto feo y todavía no entiendo cómo pude hacerlo", señaló un arrepentido Cardús. "Fue una carrera muy tensa, con tres vueltas finales durísimas en las que John trató de sacarme de la pista. Sólo puedo decir que estaba muy caliente. Lo siento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de agosto de 1990.