Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tenis de mesa, la lucha y el Voleibol femenino excluidos del programa ADO

El tenis de mesa, la lucha y el voleibol femenino, tres deportes que ya habían sido amenazados esta temporada por su bajo nivel, han sido excluidos definitivamente del programa de preparación olímpica para Barcelona 92 (ADO) al no haber alcanzado los mínimos exigidos. Se unen así al bádminton, fuera desde el año 1989.

Sólo dos jugadores de tenis de mesa, Roberto Casares y Mateo Civantos, serán ayudados individual-mente y también se ha ofrecido apoyo a un luchador, Francisco Iglesias. Éste, en unos recientes Campeonatos de Europa de pobre participación, al menos ganó un combate y perdió con rivales fuertes. Pero terminó el último, octavo de ocho luchadores, en la modalidad de libre.La lucha, pese a la contratación de dos entrenadores búlgaros, Parvan Eutimov y Gospodin Angelov, no ha conseguido salir de su ínfimo nivel tradicional. En grecorromana, por ejemplo, los españoles no ganaron un solo combate en los Europeos. En libre, aparte de Iglesias, sólo ganó otro Iniesta, por lo que ni siquiera se cumplieron los objetivos de la propia federación de alcanzar sextos puestos.

Salvación engañosa

El tenis de mesa pareció salvarse de la expulsión. cuando ascendió a la Primera División en la Liga europea ganando a Suiza en Ginebra por 6- 1. Pero esa Primera, al haber una Superdivisión continental, tiene un nivel real de Segunda, como se confirmó poco después en los Campeonatos de Europa al acabar España en el puesto 192, equivalente a un 322 del mundo. Tampoco ha cuajado el preparador yugoslavo Dussan Osmanagic.En cuanto al voleibol femenino, pese a jugarse el Mundial B en Cádiz, la selección ni si quiera pasó la primera fase Fue muy distinto su comportamiento al del equipo masculino, que en el torneo similar de Tokio, un mes antes, sí lo logró. Dio una gran sensación de mejora e incluso llegó a rozar la hazaña de clasificarse para el Mundial A. Sólo perdió entonces con Japón, un anfitrión obligado a ganar y favorecido por el arbitraje. El entrenador cubano Gilberto Herrera ha subido el nivel, algo que no ha logrado el búlgaro Emil Trenev con el conjunto femenino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de junio de 1990

Más información

  • Las tres modalidades no han alcanzado el nivel exigido