Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez aspira a que sus acuerdos con el PSOE se registren en un documento de carácter público

Adolfo Suárez, presidente del Centro Democrático y Social, auguró ayer que el Partido Popular e Izquierda Unida secundarán pronto la actitud del CDS de aceptar la oferta de diálogo del presidente del Gobierno, Felipe González, como pauta política para esta legislatura. "El Partido Popular ya lo ha hecho, e Izquierda Unida pronto lo hará", dijo. Suárez aprovechó la clausura del congreso regional del CDS andaluz para reafirmar su pretensión de que los acuerdos con el Gobierno se transformen "en un documento público para denunciarlos si no se cumplen".

El líder del CDS trató de explicar a los militantes andaluces el sentido estricto del acercamiento al PSOE como una manera de no defraudar a quienes votaron a los centristas. Pero la nueva estrategia del CDS, antes de materializarse en lo concreto, ya ha chocado con dos serios inconvenientes. En primer lugar el Partido Popular ha visto la ocasión para denunciar "el alejamiento" del CDS de los postulados y del electorado de centro y su pronta disposición a ocupar el vacío. Los populares exaltarán esta intención en su congreso del próximo fin de semana y han empezado por colocar el rótulo congresual de Centrados en la libertad al tiempo que no cejan en su empeño de invitar a los cargos públicos del CDS para que engrosen las filas del partido que a partir del próximo domingo presidirá José María Aznar.De otro lado, los propios militantes y dirigentes del CDS provinciales y locales han sido sensibles a esta campaña de los conservadores y cierto desánimo ha cundido en sus filas . Suárez, consciente de esta situación, desplegó ayer en Almería todo el poder de persuasión del que es capaz y aprovechó el acto de clausura del CDS andaluz para dirigirse a sus militantes y explicar hasta la reiteración la bondad de los objetivos que pretende.

"Se nos acusa de cambiar de actitud y acercanos al PSOE. El CDS no ha cambiado sino que el cambio se ha producido en el PSOE que, tras las elecciones, se ha mostrado dispuesto a gobernar mediante el diálogo después de años de prepotencia y arrogancia que nosotros hemos denunciado con dureza", dijo. Poco a poco fue dando razones a sus militantes del porqué de su giro estratégico. "El único compromiso que tenemos es con los electores y no podemos cruzarnos de brazos cuatro años sino que nuestra obligación es ayudar a solucionar los problemas de los ciudadanos y para ello no hay otra manera que llegar a acuerdos con quien gobierna".

Suárez tuvo en su intervención sus clásicos modos de hombre de Estado al mostrar su preocupación por el hecho de que "la estabilidad que necesita el país no acaba de cuajar a pesar de que las elecciones acaban de celebrarse". "El CDS tiene que contribuir a la estabilidad que necesita el país", sentenció rogando a sus militantes que le concedieran la confianza ya que dijo "saber algo de asuntos de Estado".

Bipartidismo

Dirigentes centristas que acompañaban ayer a Adolfo Suárez atribuyeron los ataques que el Partido Popular les dispensa al haber querido ser ellos la pareja del PSOE, como otras tantas veces ha ocurrido, y volver así al "bipartidisino". Alguna mención a estas opiniones realizó el propio Suárez públicamente. "Hemos sido criticados por quienes cada vez que pueden se lanzan a estrechar la mano del poder", en referencia al Partido Popular y con el recordatorio de que en los conflictos derivados de la huelga del 14 de diciembre fueron los conservadores "quienes se prestaron a salvar al Gobierno".

Adolfo Suárez fue más explícito al señalar que "el PP ya ha dicho que quiere negociar y dentro de poco también lo hará Izquierda Unida porque así se lo impondrá el sentido común". Suárez advirtió que si el Gobierno "no es sincero", aunque en principio dijo no tener por qué dudar de la palabra del presidente del Gobierno, se desvincularía de cualquier tipo de responsabilidad. Precisamente para no tener las manos atadas es por lo que Suárez pretende que los acuerdos concretos que alcance con el PSOE se hagan mediante documento público.

El presidente del CDS eludió en todo momento informar sobre cuál será el voto de su partido en la cuestión de confianza a la que se someterá el presidente del Gobierno el próximo 5 de abril aunque todo apunta a la abstención.

Antes de esa jornada es muy posible que haya acuerdos entre los dos partidos en la modificación de la ley General Electoral, el estatuto de Radiotelevisión Española y la reforma en la elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de marzo de 1990

Más información

  • El líder del CDS asegura que PP e IU aceptarán la oferta de diálogo de los socialistas