Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segurado deja la política, tras confirmar su marginación en la dirección del PP

El vicepresidente nacional del Partido Popular (PP) José Antonio Segurado anunció ayer públicamente su abandono de la política tras confirmar que iba a seguir sin formar parte del equipo de máxima confianza de José María Aznar y, por tanto, del núcleo del PP donde se toman las decisiones más importantes. Fuentes empresariales catalanas apuntaron ayer que en la decisión de Segurado ha inluido la manera "desmesurada" en la que el Partido Popular ha tratado el caso Juan Guerra.

El ex presidente del Partido Liberal comunicó hace siete días aproximadamente a Manuel Fraga su renuncia a los cargos en el partido y a su escaño de diputado. En esas mismas fechas, Aznar decidió ser él quien represente al PP en el próximo debate parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado.Segurado reconoció ayer, en el curso de una conferencia de Prensa en la que no tuvo más que elogios para Fraga, Aznar y el nuevo equipo dirigente del PP, que no se sentía "ni imprescindible ni muy necesario" para el desarrollo del proyecto político que ahora representa el Partido Popular.

El dirigente liberal había percibido a finales del pasado verano, cuando José María Aznar fue investido como sucesor de Fraga y líder electoral, que contaba con el respaldo del nuevo equipo dirigente del Partido Popular pero no se encontraba entre las personas de máxima confianza. En los meses que transcurrieron desde la refundación del Partido Popular, hace ahora un año, hasta las elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en junio de 1989, Segurado había apoyado públicamente a Marcelino Oreja, quien en esos momentos aspiraba a ser el sucesor de Fraga y candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones legislativas.

El último indicio de que Aznar tiene sus propios planes sobre el área de política económica en el PP -Segurado era hasta ahora el portavoz popular sobre política económica- se produjo hace cerca de diez días, cuando optó por asumir la representación del Grupo Popular en el debate que se celebrará en el pleno del Congreso de los Diputados sobre los Presupuestos Generales del Estado para 1990. Poco después, José Antonio Segurado anunció a Manuel Fraga el propósito de abandonar todos los cargos del partido y volver a la vida privada, y el pasado martes por la tarde entregó a José María Aznar una carta en la que explica los motivos personales de su renuncia.

El ex vicepresidente del PP que continuará militando en este partido, declaró ayer que le ilusiona poner en marcha nuevos proyectos empresariales que la coyuntura económica favorece. Al margen de su vida pública, Segurado es corredor de seguros y asesor de empresas y consejero de una agencia de viajes.

La opción tomada por José Antonio Segurado de volver a la actividad privada está relacionada con una decisión política de José María Aznar que no sólo afecta al hasta ahora diputado liberal, sino también a otros destacados dirigentes del PP y que consiste en la supresión de las siete vicepresidencias nacionales del partido.

Los planes de Aznar no dejan lugar a dudas de que su equipo de máxima confianza quedará restringido a Francisco Álvarez Cascos, que será reelegido secretario general, Juan José Lucas y Arturo Moreno, vicesecretarios generales, y Rodrigo Rato, portavoz del Grupo Popular en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1990

Más información

  • Aznar será portavoz de su partido en el debate de presupuestos