El juez rechaza la querella del fiscal general contra 'El Mundo'

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Carlos Divar, acordó ayer no admitir a trámite la querella criminal por presuntas calumnias presentada por el fiscal general del Estado, Leopoldo Torres, contra el diario El Mundo. El juez Divar no encuentra materia delictiva en la información de referencia, en la que se aludió a un posible trato de favor a Juan Guerra en la concesión, por parte del Consejo de Ministros, de una subvención a la empresa Construcción Modular Andaluza (CMA). Torres anunció ayer que recurrirá contra la resolución e hizo un llamamiento a la responsabilidad de los medios de comunicación social "para mantener incólume", dijo, "el prestigio de las instituciones constitucionales".El acuerdo del juez Divar, de tendencia conservadora, había sido previsto desde numerosos sectores jurídicos, por entender que no era viable una querella por calumnias en la que no se menciona a ningún querellado. Torres entendió, contra el criterio de su secretaría técnica y tras meditarlo un fin de semana, que la información publicada el 31 de enero por El Mundo -según la cual dos ministros relacionaron a Juan Guerra con la empresa CMA en la reunión del Gabinete- imputaba al Ejecutivo prevaricación y revelación de secretos, por lo que constituía calumnia.Torres anunció ayer que recurrirá el rechazo de la querella ante el propio juez y, en su caso, ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. El fiscal del Estado expresó su perplejidad "dentro del más riguroso acatamiento a las resoluciones judiciales". "Perplejidad, que estoy seguro que compartirán muchos ciudadanos de este país", añadió, la la vista de resoluciones recientes, según las cuales se podría sacar la conclusión de que se puede impunemente llamar fascista a Su Majestad el Rey o decir impunemente que una sentencia del Tribunal Constitucional se ha hecho en el palacio de la Moncloa o llamar pandilla de salteadores de caminos a cualquier partido del arco parlamentario, o que una subvención es concedida por el Consejo de Ministros mediando claro favoritismo".

Llamada a la responsabilidad

Ante esta situación, el fiscal del Estado hizo "un llamamiento a la responsabilidad a los medios de comunicación, para mantener incólume el prestigio de las instituciones constitucionales, sin perjuicio de la crítica a los hombres y personas que sirven esas instituciones". Torres recordó que el Estatuto del Ministerio Fiscal le encomienda velar por el respeto a las instituciones constitucionales. "Lo cual legitima, a mi entender", dijo, "ese llamamiento a la responsabilidad".El director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, afirmó ayer que tras este "cero en Derecho Penal", el fiscal general del Estado, "que debe basar su actuación en el rigor jurídico, y al que ni siquiera se le admite a trámite una querella presentada con tanta solemnidad, queda muy afectado en su credibilidad para continuar desempeñando el cargo".Por su parte, el ministro para las Relaciones con las Cortes Virgilio Zapatero, negó que éste haya sido un mal estreno para Torres y señaló: "Estas cosas hay que verlas con más tranquilidad y no hay que crispar el ambiente". El portavoz parlamentario socialista, Eduardo Martín Toval, expresó su acatamiento a la decisión judicial, "como si se hu biera decidido lo contrario" mientras los principales partidos de, la oposición expresaron su sa tisfacción por el acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50