EL CONGRESO DEL PARTIDO CENTRISTA

Los críticos, ni se callan ni se van

Para los integrantes del denominado sector crítico del CDS, este congreso ha sido el de la "frustración", ya que no han conseguido su objetivo de que las puertas de la dirección del partido se abrieran para las minorías; es decir, para ellos."Ni asentimos, ni nos vamos", es la frase empleada por uno de los principales miembros de la llamada candidatura renovadora para indicar que, "en principio", este sector, sobre todo madrileño, no abandonará las filas del partido; aunque dicho dirigente tampoco considera inverosímil que pueda haber alguna deserción.

Lo cierto es que los críticos seguirán manteniendo sus posiciones disidentes ante la nueva dirección que ha salido de este congreso. El cabeza de lista de la candidatura renovadora, Abel Cádiz, aseguró que ahora se abría para todos sus compañeros "un proceso de reflexión", y agregó que entre sus planes personales irimediatos no figura abandonar el CDS. Ésta era la actitud generalizada de los miembros de su corriente, salpicada con frases como "lo que nos pide el cuerpo es marcharnos".

Más información

Las dudas de Castedo

Fernando Castedo, desalojado del comité nacional, ha sido quien más interrogantes ha despertado respecto a su próxima salida. "Tengo que pensar si merece la pena continuar trabajando en el partido, si me voy a mi casa o me quedo. No lo sé todavía", afirmó.

En todo caso, aseguró a este periódico, en la hipótesis de que se decidiera a abandoriar el partido, dejaría libre su escaño en el Congreso de los Diputados para que lo ocupara otro miembro del CDS. "Éste ha sido un congreso continuista que no ha conseguido la vinculación de la militancia con el mando", dijo.

Una vez más, los críticos no mostraron serias reservas en relación con la línea política, sino que se centraron su discrepancia en cuestiones de organización interna.

A Fernando Castedo no le sorprendió su exclusión del comité nacional, que el presidente del CDS, Adolfo Suárez, justificó como algo lógico ante el voto negativo del diputado a la gestión del anterior comité. Suárez hizo hincapié, al término del congreso, en que Castedo formaba parte de dicho comité "y nunca se manifestó en contra".

La dirección del CDS ha sugerido a distintos miembros del sector crítico que "en los próximos días no hablen demasiado", y éstos están pensando en si cumplirán o no esa sugerencia.

El propio Suárez advirtió ayer que no le gustaría en absoluto inaugurar el recién elegido comité de conflictos para que actuara en contra de estos críticos, cosa que sólo haría si tuviera constancia de que se constituían en corriente de opinión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de febrero de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50