Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL BBV

Retrato de familia con pelea al fondo

E. G, De los consejeros del Banco de Bilbao y del Banco de Vizcaya se decía, cuando eran todavía entidades rivales, que se sentaban separados en la mesa de sus respectivos consejos de administración, pero juntos en la mesa navideña.

Ciertamente, eran varias las familias que tenían a un miembro en el Vizcaya y a otro en el Bilbao, y existían cruces adicionales por la vía del matrimonio entre los dos grandes bancos de la burguesía vizcaína, el señorial Bilbao fundado en 1857 y el competitivo Vizcaya fundado en 1901.

Así, en la histórica y celebérrima fotografía del 27 de enero de 1988, cuando arribos consejos posaron juntos en un peculiar retrato de familia, Luis María de Ybarra y Zubiría. Fernando de Ybarra y López Dóriga y Pedro de Ybarra y MacMahon (Banco de Vizcaya) se unjan a Emilio de Ybarra Y Churruca (Banco de Bilbao).

Trama compleja

Ignacio Zubiría y MacMahon y Vicente Eulate MacMahon (Banco de Bilbao) posaban asimismo con sus parientes Juan Manuel de Zubiría y Ángel Galíndez, casado este último con una Zubiría de la rama del Vizcaya. Carlos Delelaux Oráa, hombre del Vizcaya, se reunía a su vez con Juan Manuel Delclaux Barrenechea, hombre del Bilbao.

La compleja trama familiar, en la que hay que citar también otros apellidos ilustres de la gran burguesía vasca, como los Muguruza y Madariaga, se extendía y complicaba aún más en las respectivas sociedades filiales de los dos bancos.

La crisis coyuntural abierta por el fallecimiento del copresidente del Bilbao Vizcaya, Pedro Toledo, vuelve a sentar en mesas separadas a los ilustres parientes. La profunda vinculación de los hombres a su banco, al margen de lazos familiares, ha resucitado la tradicional rivalidad que durante largas décadas mantuvieron dos bancos que se parecían en todo, incluso en los nombres de muchos de sus consejeros. El retrato de familia no se rompe, pero se oye tras él el fragor de la pelea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1989