Bernad: "Nuestro objetivo son los ayuntamientos"

Miguel Bernad, abogado, de 47 años, procede del sindicato Fuerza Nacional del Trabajo y es el nuevo secretario general del Frente Nacional. Ocupa un cargo técnico en el Ayuntamiento de Madrid. Protagonizó una polémica con Enrique Tierno Galván cuando éste era alcalde de la capital, al denunciar una supuesta malversación de fondos de la Seguridad Social por el alcalde y los entonces concejales socialistas, Joaquín Leguina y José Barrionuevo. Bernad es el cerebro de la operación político-electoral intentada ahora por las principales fuerzas legalizadas de la extrema derecha.

Su visión es crítica respecto a la trayectoria seguida por Fuerza Nueva. partido que se disolvió y reapareció en 1987, transformado en Frente Nacional. "Se voleó todo el esfuerzo en conseguir puestos en las elecciones legislativas y en llevar el líder al Parlamento ", dice. "Ahora las cosas han cambiado. Nuestro objetivo es agrupar las candidaturas Independientes y obtener concejales en capitales de provincia y otros ayuntamientos".

Más información
La Joven guardia conquista la asociación Cedade
La ultraderecha arrincona a sus Iíderes históricos, pero no controla los grupos violentos

La operación esrá inspirada en la realizada por los partidos de extrema derecha en Francia y en la República Federal de Alemanía, pero el dirigente español hace hincapié en la existencia de una diferencia básica entre el Frente Nacional de Francia y el español: "El grupo de Jean-Marie Le Pen cuenta con un importante apoyo económico, y además le da soporte electoral un sector muy amplio y complejo de la derecha francesa' .

Pérdida de militancia

El número dos del Frente Naciónal justifica el descontrol interno. "En la derecha riacional hay gente que milita al rnismo tiempo en dos o tres organizaciones, aunque formalinente está prohibido. No tenemos métodos de control eficientes, pero a la larga deberemos instrumentar sistemas para impedir estas situaciones".Atribuye la pérdida de mifitancia a un proceso voluntario de depuración: "En un principio vino gente de diversas procedencias. Todo el mundo se apuntaba y llegamos a tener 30.000 afiliados. Ahora somos mucho más selectivos y sólo tenemos 6.000". Pero no tiene inconveniente en reconocer que el fenómeno Ruiz-Mateos es la causa de sus desgracias: "200.000 de sus votos eran, en realidad, nuestros".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Oficialmente Bernad está en desacuerdo con quienes consideran a Blas Piñar responsable de todos los desastres. "Fuerza Nueva se disolvió con 1984. Los tres años siguientes fueron tiempo suficiente para que surgiera otro líder en la derecha nacional pero eso no sucedió. Por eso Blas Piñar decidió reaparecer de nuevo en la política". Y defiende la necesidad de un líder: "Lo tiene el socialismo con Felipe González y lo tuvo Alianza Popular con Manuel Fraga. También nosotros, la derecha nacional, necesitamos un líder".

A título personal, Miguel Bernad, cree que Ios dirigentes de las Juntas Españolas se muestran partidarios, de momento, de no discutir la presencia de Blas Piñar".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS